El 5 de junio de 1982 en Chile, el boricua Samuel Serrano, en la foto, enfrentó al chileno Benedicto Villablanca. (GFR Media) (semisquare-x3)
El 5 de junio de 1982 en Chile, el boricua Samuel Serrano, en la foto, enfrentó al chileno Benedicto Villablanca. (GFR Media)

El 5 de junio de 1982, la República de Chile vio coronarse a su primer monarca mundial en el boxeo rentado cuando el púgil Benedicto Villablanca salió airoso vía nocaut técnico tras 11 asaltos de pelea contra el campeón boricua de las 130 libras de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), Samuel Serrano.

Villablanca, tras su triunfo se convirtió en un héroe nacional, pero no pudo disfrutar de su título mundial más allá de varias semanas, tras la controvertida pelea, que hizo que la plana mayor de la AMB incurriera en una investigación sobre el combate, y finalmente se reconoció a Serrano como campeón y a Villablanca se le despojó de su cetro.

De este combate y controversial decisión en que se vio involucrado Serrano se cumplen 37 años esta semana. El boricua, de entonces 29 años y con marca de 46-5-1 con 16 nocauts, hacía su tercera defensa titular en Santiago, Chile, tras recuperar su cetro en 1981 al vencer en Japón a Yasutsune Uehara.

Con 5’8” ½ de estatura, Serrano dominaba en alcance a Villablanca, de 24 años y de 5’4” y con marca de 27-6-0 con 12 nocauts. Y aunque el chileno se mostró aguerrido y no rehuyó combate, Serrano dominó cómodo los primeros cinco giros hasta que en el sexto comenzó a sangrar sobre la ceja izquierda en donde recibió una cortadura. El árbitro del combate, Jesús Celis, determinó en el momento que fue un golpe del retador el que abrió la herida y dejó que la pelea continuara.

Ya terminados 11 asaltos, el doctor que supervisaba el combate, Roberto Gómez, fue a la esquina de Serrano a evaluar su herida, y determinó que éste no podía seguir peleando. Así las cosas, tras aplicarse el reglamento, se nombró a Villablanca nuevo monarca de las 130 libras de la AMB al ganar el combate por nocaut técnico.

En la tarjeta de Celis, Serrano iba ganando 97-92, los jueces Harold Lederman y Stanley Berg, también apuntaban al boricua 96-92 y 96-91, respectivamente. A Serrano lo llevaron a un hospital en Santiago para curarle la herida.

Mientras, en esas primeras semanas, tras el combate, Chile se desbordó en elogios y homenajes para su primer monarca mundial, la esquina y la casa promotora de Serrano solicitó una investigación y apeló la decisión del combate, alegando que la cortadura de Serrano en el sexto asalto fue producto de un cabezazo deliberado por parte de Villablanca.

La AMB estudió y analizó el vídeo de la pelea y 20 días más tarde del combate, determinó que en efecto Serrano y su grupo tenían la razón, que Villablanca pegó el cabezazo a propósito. Entonces el combate se declaró nulo y el título vacante.

Pero, ante esa decisión, nuevamente el grupo de Serrano apeló la misma y pidió que se resolviera entonces por lo que dictaminaba el reglamento de la AMB sobre cabezazos deliberados, y que se fuera a las tarjetas de los jueces y se proclamara campeón al que estuviera al frente de las mismas. Así, Serrano fue declarado ganador técnico y se le reconoció como campeón.


💬Ver 0 comentarios