Esteban de Jesús (izquierda) y  Ishimatsu “Guts” Suzuki durante el combate de 1975 en Bayamón. (GFR Media) (semisquare-x3)
Esteban de Jesús (izquierda) y Ishimatsu “Guts” Suzuki durante el combate de 1975 en Bayamón. (GFR Media)

A la tercera fue la vencida para el púgil boricua Esteban “Vita” De Jesús, quien la tarde del 8 de mayo de 1976 se coronó monarca mundial de las 135 libras versión del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

La corona llegó tras vencer por decisión unánime al japonés Ishimatsu “Guts” Suzuki en pelea celebrada en el estadio Juan Ramón Loubriel en Bayamón.

Esa gesta de De Jesús cumple esta semana 43 años.

El púgil carolinense había fallado en dos intentos previos por coronarse monarca mundial: el 16 de marzo de 1974 cayó en Panamá City ante Roberto “Mano de Piedra” Durán, en pelea por el cetro de las 135 libras de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), y el 17 de mayo de 1975 también perdió ante Antonio “Kid Pambelé” Cervantes en Panamá City, esta vez en oportunidad titular de las 140 libras de la AMB.

Para el combate contra “El Agallas” Ishimatsu, la Salinas Sports Promotions se llevó la subasta con su propuesta de $200,000 para el entonces monarca y $50,000 para el retador De Jesús.

Fue, además, la primera ocasión en que se presentó una pelea de campeonato en el Juan Ramón Loubriel, inaugurado en el 1973 como el hogar del equipo de béisbol profesional Vaqueros de Bayamón.

Ishimatsu hacía su sexta defensa titular (cuatro ganados y un empate) desde que le arrebatara el cetro a Rodolfo González en 1974. Se dijo que el japonés tuvo problemas para hacer el peso requerido de las 135 libras para su defensa titular ante De Jesús, quien de paso entrenó por dos meses de forma rigurosa en Venezuela bajo la tutela de su entrenador Héctor Criollo.

Ishimatsu, dos meses antes del combate, rondaba en casi 165 libras y llegó a Puerto Rico para terminar su preparación con 16 libras sobre el límite.

De Jesús se presentó con una técnica depurada a lo largo de la pelea y con una condición física de primera, y se midió a un campeón falto de energía, muy pasivo, que no pudo sacar su potente mano derecha y al que el boricua dominó a su antojo y no le permitió mayores libertades.

El plan de la esquina del monarca descansaba en administrarse al principio, para esperar que De Jesús se agotara de mitad de pelea para abajo, del combate a 15 giros, pero no fue así.

En el quinto asalto, Ishimatsu comenzó a sangrar por el labio inferior producto de los golpes de De Jesús, quien además hizo un octavo asalto de lujo. A la altura del asalto número 11, un choque de cabezas produjo una cortadura sobre el pómulo derecho del boricua, pero su esquina pudo parar con éxito el sangrado para el resto del combate.

Al final, el árbitro Harry Gibbs y los jueces José Guerra y Rudy Ortega dictaminaron que De Jesús fue ganador unánime.

“Vita” fue el octavo monarca mundial en la historia del boxeo puertorriqueño.


💬Ver 0 comentarios