Miguel Cotto asistió ayer, domingo, a la Premiación Olímpica del Copur junto con toda su familia. (horizontal-x3)
Miguel Cotto asistió ayer, domingo, a la Premiación Olímpica del Copur junto con toda su familia. (Luis Alcalá del Olmo)

Dos semanas después de su última cita en un cuadrilátero, el campeón cagueño Miguel Cotto luce realmente tranquilo, relajado, con un aura de paz que parece rodearle especialmente si está acompañado por su familia.

El seis veces campeón puertorriqueño fue el homenajeado principal el domingo en la Cena Olímpica que cada año realiza del Comité Olímpico de Puerto Rico (Copur), y arribó a la actividad con su esposa y sus tres hijos, luciendo un semblante calmado.

Cotto fue honrado por el Copur, que le entregó el premio Germán Rieckehoff Sampayo durante la edición número 52 del evento, celebrado en las instalaciones de Telemundo.

“Estoy relax. Bien tranquilo. Y disfrutando de la familia, que es lo más importante”, manifestó el expeleador al preguntársele como se sentía en esta nueva etapa de su vida en la que no tiene que estar atado a la rigurosidad del gimnasio.

Cotto perdió la última pelea de una laureada carrera al caer ante el estadounidense Sadam Ali el pasado 2 de diciembre mediante decisión unánime. En una pelea que parecía que iba ganando hasta mitad del camino, Cotto sufrió el desgarre del bíceps del brazo izquierdo durante el séptimo asalto, aunque decidió continuar peleando aún con el músculo retraído.

La lesión requirió una reparación quirúrgica, por lo que Cotto fue intervenido de su brazo izquierdo el pasado 6 de diciembre en Puerto Rico.

“Fue que el tendón distal del bíceps se partió. Pero ya lo repararon y ya estamos próximos a comenzar la rehabilitación”, manifestó Cotto, quien cerró su expediente con marca de 41-6 con 33 KO’s.

Una vez ocurrida la lesión, este le dejó saber a sus seguidores, mediante las redes sociales, que la había sufrido y les agradeció por el respaldo. Al recordárselo, una sonrisa asomó al rostro del peleador.

“El pueblo siempre dejándonos saber su preocupación y nosotros bien agradecidos y súper contentos con el trato del público”, comentó.  “Pero tranquilos más que nada. Siempre se hizo lo mejor que se pudo. Siempre brindamos el mejor Miguel en cada oportunidad que tuvimos, así que no hay nada de qué arrepentirse”.

La misma noche de su última batalla en un ring, uno de los peleadores de Promociones Miguel Cotto, Ángel ‘Tito’ Acosta, conquistó el cetro minimosca de la OMB, sumándose al ligero Alberto Machado como el segundo monarca de PMC. En octubre este se coronó en la división ligera de la AMB.

Y aunque sí dijo que tras la coronación de ambos “seguiremos trabajando de la mano con ellos para que así puedan obtener lo mejor que puedan del boxeo”, por el momento todo su tiempo es “plenamente dedicado a la familia”.

Aparte del descanso tras la intervención quirúrgica, los planes de Cotto están claramente definidos: su familia.

¿Quién está más feliz, tú o tu familia?

“Pues no sé. Tendrías que preguntarles a ellos. Pero yo me encuentro muy feliz de estar en mi casa tranquilo”, expresó.

Cotto, dosde cuyos hijos ya son universitarios, tiene otro a nivel escolar y explicó que es su esposa Melisa quien se encarga de llevarlo hasta la escuela.

Mientras tanto, es poco el tiempo que ha pasado desde su última noche estelar como para acostumbrarse a la rutina de un hombre retirado. Pero como sabemos, Cotto no se quita.


💬Ver 0 comentarios