Christopher 'Pitufo' Díaz compartió con su gente barranquiteña durante una actividad en la que la OMB donó suministros de emergencia para los damnificados por el huracán María. (horizontal-x3)
Christopher 'Pitufo' Díaz compartió con su gente barranquiteña durante una actividad en la que la OMB donó suministros de emergencia para los damnificados por el huracán María. (Ramón Tonito Zayas)

El invicto peleador barranquiteño Christopher ‘Pitufo’ Díaz recibió la tarde del miércoles su faja de campeón regional de la Organización Norteamericana de Boxeo (NABO), durante una visita a su pueblo natal que tuvo varios propósitos.

Fue la primera visita del prometedor púgil de 23 años a Barranquitas tras el paso del huracán María, toda vez que este se marchó a Nueva Jersey a finales de verano para establecer allí su nueva base de entrenamiento.

Díaz, quien acaba de conquistar a principios de diciembre el cetro vacante de las 130 libras del mencionado organismo regional afiliado a la Organización Mundial de Boxeo (OMB), al vencer por nocaut técnico en tres asaltos al neoyorquino Bryant Cruz, llevó ayuda a los damnificados por el huracán María, junto a personal del mencionado ente boxístico.

Y en su retorno a la montaña, después de casi cuatro meses de ausencia, Díaz tuvo diversas emociones.

“La actividad fue superbuena. Fueron muchos niños y todo el mundo allí estaba bien ‘pompeao’. Me entregaron el título con mi nombre (la faja de campeón)”, dijo a El Nuevo Día el invicto peleador que con su triunfo del 9 de diciembre puso su récord en 22-0 con 14 victorias por la vía del nocaut.

“Me lo entregó Paco Valcárcel (presidente de la OMB) porque viajaron todos para acá. Trajeron suministros y regalos para los niños, y de una vez aprovecharon y me entregaron el título”.

Díaz, junto a personal de la OMB, incluyendo a Valcárcel, llevaron suministros a los barranquiteños que resultaron afectados por el paso del huracán María, así como juguetes a los niños. Para el peleador de 23 años fue satisfactorio aprovechar esa visita a su pueblo para una causa tan noble. Pero, de otro lado, ver a Barranquitas como quedó tras el paso del fenómeno, le impactó.

“Primero, estoy contento porque la familia está bien y las personas las veo alegres. Pero por otra parte, un poco triste, porque Barranquitas está bastante destruido, con varios puentes colapsados, muchos postes de energía eléctrica derrumbados y varios deslizamientos de tierra. Pero estamos ahí, en pie de lucha. Nos va a tomar un tiempo recuperarnos”.

Empero, la dura realidad no opacó la cita del prometedor boxeador que aspira a convertirse en el próximo campeón mundial de Puerto Rico.

“Me hacía falta Barranquitas. Ya llegamos y estamos aquí con la  familia. Ahora paso la Navidad y la despedida de año acá, y me voy el 2 de enero para allá (Nueva Jersey) a entrenar de nuevo”.

Díaz, quien tiene proyectada una próxima pelea el 17 de marzo en Nueva York, aunque no le han anunciado su rival, dijo que no todo será fiesta en sus cortas vacaciones en Puerto Rico. Ya había descansado casi dos semanas desde su aparición en el ring el 9 de diciembre ante Cruz.

“Hay mucho lechón pero tengo que ser disciplinado porque tengo pelea el 17 de marzo en el Madison Square Garden, y tengo que mantenerme livianito para estar en forma cuando vuelva a entrenar. Todavía no me han dicho el rival, pero están sonando algunos nombres. Primero que todo voy a pelear en marzo y después de ahí estamos más cerca del título mundial… a ver si peleamos en junio o mayo. Vamos a ver qué pasa”, agregó en relación a su ansiada primera oportunidad de pelear por un título mundial.

Díaz no solo habló de sus planes, sino que confirmó que ya la división de las 126 libras es cosa del pasado. Afirmó que se quedará haciendo campaña en las 130, donde está consciente que hay grandes nombres que podría enfrentar.

“Ya me olvidé de las 126 libras. Se me hace difícil hacer el peso. Aprendí que no es hacer el peso sino sentirse bien el día de la pelea”, agregó el barranquiteño.

Con un estilo atractivo por su agresividad, Díaz podría ser incluido de nuevo en la televisión, ya que la cartelera del 17 de marzo irá nuevamente por ESPN, al igual que el cartel que estelarizaron el ucraniano Vasyl Lomachenko y el cubano Guillermo Rigondeaux.

Lomachenko, campeón superpluma de la OMB, es precisamente uno de los nombres que aparecía en el panorama para el momento en que Díaz fuera a aspirar al título mundial. En cambio, al parecer, eso no ocurrirá.

“No. Ahora lo que se está hablando es que parece que Lomachenko va a subir a las 135. Pero si algún día nos toca pelear, pues pelearemos. Yo no estoy pensando ahora en nombres como ese. Él está a otro nivel. Hay que seguir desarrollándonos y que las oportunidades de título mundial lleguen, no buscarlas”.

, la firma promotora de Díaz, en la cartelera del 17 de marzo también estará activo el boricua Félix ‘Diamante’ Verdejo. Dicho cartel será estelarizado por el duelo entre el californiano José Carlos Ramírez y Amir Imam, por el cetro vacante superligero del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).


💬Ver 0 comentarios