Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Jeyvier Cintrón es un adolescente como muchos otros en Puerto Rico hoy día. Energético, alegre, en ocasiones idealista y siempre bromista.

Pero detrás de su continua sonrisa, su ropa muy de moda urbana, sus pantallas en ambas orejas y su pelo negro con mechón rubio está el espíritu de un atleta orgulloso de su nacionalidad, enfocado en poner el nombre de Puerto Rico en alto y dejar su huella, primero en el boxeo aficionado y luego en el profesional.

Durante una reciente visita a El Nuevo Día, Jeyvier habló sobre los retos que le depara el venidero ciclo olímpico, sobre su sueño de ser el primer boxeador boricua dos veces olímpico y de las presiones que siente a diario como un popular atleta.

Jeyvier casi nació con los guantes puestos. Su padre, Javier ‘Perrito’ Cintrón fue miembro de la Selección Nacional de boxeo y también hizo campaña como profesional. Su madre, Aracelis Ocasio, fue juez y árbitro aficionado. Desde muy chico boxea.

“Mis padres se lo decían a to’ el mundo: ‘Mi hijo va a ser olímpico’”, recordó Jeyvier, quien con apenas 17 años participó en las pasadas olimpiadas de Londres 2012. “Cuando les cumplí eso a mis papás, la sonrisa me llegaba de oreja a oreja”.

FRUSTRANTE 2013

Fue un logro mayor para Jeyvier. Pero, tras la justa olímpica, un cambio en las reglas de la Asociación Internacional de Boxeo Aficionado (AIBA) lo dejó fuera de casi todas las competencias importantes del 2013. La nueva reglamentación prohíbe la participación de menores de 19 años en torneos adultos. Por esto, Jeyvier, quien cumple esa edad el próximo 8 de febrero, lleva casi todo el año inactivo.

“Cambiaron los reglamentos y eso no me favoreció”, dijo Jeyvier, actual campeón nacional peso mosca (52 kilos), tras vencer por 17-12 al también olímpico Janthony Ortiz en la final del torneo Juan Evangelista Venegas.

“Fue frustrante porque me mantuve entrenando todo el año y no peleé. Verlos a ellos (sus compañeros de la selección) viajando y compitiendo en el Mundial de Kazajistán, y yo no poder ir a pesar de que gané el nacional, pues obvio me frustré. Pero me mantuve en condición porque viene otro mundial”, dijo el esgrimista zurdo.

En su puesto, la Federación Puertorriqueña de Boxeo Aficionado (FPBA) envió a Ortiz, quien representó a Puerto Rico en Londres 2012 en los 49 kilos y recientemente subió a la división inmediatamente superior, donde milita Cintrón.

“Después que le gané en el torneo nacional le dije: ‘Janthony tú eres mi amigo y sabes que no voy a representar a Puerto Rico por mi edad, así que no hay problema”, recordó Jeyvier.

El año entrante, sin embargo, la situación se complica. Jeyvier y Ortiz estarán contendiendo por representar a la Isla en los 52 kilos.

“Por ejemplo, a mí me pueden enfrentar a Janthony, o que él participe en la Liga de Boxeo (profesional) de la AIBA y yo en los torneo aficionados. Pero, ¿y si él cualifica por allá y yo acá? Pues eso puede ser un revolú”, especuló Jeyvier, su tono de voz denotando la seriedad con la que analiza la situación. Y es cualquier decisión que la FPBA podría afectar su meta principal: convertirse en el primer peleador boricua que acude a dos Olimpiadas.

“Cada año las clasificaciones son más difíciles. Pero yo tengo mi mente clara, quiero otras Olimpiadas”, señaló en tono enfático Cintrón, quien recibe $2,250 mensuales como becado por la Junta de Atletas a Tiempo Completo del Departamento de Recreación y Deportes. El ayuntamiento de Bayamón también lo apoya económicamente.

LLUEVEN LAS OFERTAS

Esas ayudas, sin embargo, son menores a lo que Jeyvier recibiría si hubiera firmado como profesional luego de su participación en Londres 2012. Para entonces, las ofertas llovieron.

“En Londres, cuando salíamos (de la villa olímpica) a comprar, había gente afuera, llamándonos por nuestros nombres para hablarnos de firmar para profesional. Había gente de Oscar de la Hoya y de todos los promotores grandes”, relató el zurdo exolímpico.

“Siempre me puyaron, desde que le gané aquí a Emanuel Rodríguez, que fue el campeón mundial juvenil en 2012 y que ganó el oro en la olimpiada juvenil. En (el preolímpico de) Río nos estaban haciendo ofertas. Pero Vellón (José Luis, presidente de la FPBA) estaba bien pendiente y lo mantuvo controlado”, continuó relatando.

“Es algo bueno. Pero yo soy de los que me gusta completar el ciclo olímpico para entonces pensar en firmar, porque cuando vas a unas Olimpiadas es que ellos (los promotores) te ofrecen más”, explicó.

LO HA PENSADO

Cintrón admitió que en momentos de frustración ha considerado abandonar el aficionismo.

“Me han hecho ofertas y a veces hasta lo he pensado. Yo tengo que aportar a mi casa. Pero como han salido tantas noticias de que Jeyvier está comprometido (con la Selección Nacional), tengo esa presión encima. A veces me digo: ‘Diantre, ¿qué voy a hacer con mi vida?”, reveló.

Sin embargo, a final de cuentas se mantiene en su plan original, seguir aficionado en busca de una medalla en las venideras olimpiadas Río 2016.

“Yo pienso en todo. Lo veo de esta manera: En Londres, con 17 años, yo perdí en la pelea por una medalla”, dijo el joven, quien en la pasada olimpiada cayó 23-13 ante el ruso Misha Aloyan, no sin antes sacudirlo visiblemente en el asalto final.

“Si yo hubiera ganado esa pelea, garantizaba bronce. Estoy seguro que con mi talento, y más maduro, puedo traer medalla. Y sería el primer boxeador puertorriqueño con dos Olimpiadas”, explicó Jeyvier, quien hoy día está entre los mejores peleadores aficionados en su peso, a nivel mundial.

“Ya yo tengo nombre para pedir (dinero si decide firmar como profesional). Pero así, con una medalla y otra Olimpiada, me darían lo que yo pidiera. Y para entonces voy a tener 21 años, la edad perfecta para firmar profesional”, terminó diciendo.


💬Ver 0 comentarios