Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Antes de que el Hiram Bithorn se construyera en 1962, en el estadio Sixto Escobar se celebraban eventos deportivos de mayor envergadura. En la imagen, la fachada con la estatua de Sixto Escobar. (Archivo)

Aunque ya había sido campeón mundial peso gallo en dos ocasiones y tenía 52 combates en su hoja profesional, a Sixto Escobar le quedaba gasolina en el tanque.


💬Ver 0 comentarios