Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

El presidente estadounidense Donald Trump junto con el actor Sylvester Stallone y el boxeador Lennox Lewis, tras indultar póstumamente al boxeador negro Jack Johnson, en la Casa Blanca en Washington el 24 de mayo del 2018 (horizontal-x3)
El presidente estadounidense Donald Trump junto con el actor Sylvester Stallone y el boxeador Lennox Lewis, tras indultar póstumamente al boxeador negro Jack Johnson, en la Casa Blanca en Washington el 24 de mayo del 2018. (AP/Susan Walsh)

Washington - El presidente Donald Trump indultó póstumamente el jueves a Jack Johnson, el primer campeón peso pesado de raza negra quien estuvo preso tras un juicio que muchos consideran estuvo empañado por racismo.

“Es un honor para mí, ya era hora de hacerlo”, comentó Trump en la ceremonia en la Oficina Oval donde estuvo acompañado por el boxeador Lennox Lewis y el actor Sylvester Stallone, quien hizo campaña a favor del indulto.

Trump señaló que Johnson estuvo 10 meses preso tras un proceso judicial ampliamente considerado racista. Indultarlo es “corregir una injusticia en nuestra historia”, dijo el mandatario.

"Representó algo que es a la vez sumamente bello y sumamente terrible”, dijo Trump.

Johnson fue convicto en 1913 por un jurado, integrado completamente por gente blanca, por violar una ley que prohibía transportar a mujeres de un estado a otro para “fines inmorales”, pues Johnson viajaba con su novia, que era blanca.

Trump anteriormente había relatado que Stallone le había llamado por teléfono para hablarle de la injusticia.

"Sus problemas y tribulaciones fueron enormes y su vida fue compleja y controversial. Otros han examinado el caso a lo largo de los años pero ¡yo estoy considerando un Indulto Total!” tuiteó el mandatario en abril.

Johnson es una leyenda en el mundo del boxeo y su figura se ha hecho famosa gracias a libros, documentales y series televisivas sobre su vida.

Falleció en 1946. Una descendiente suya le solicitó a Trump firmar un indulto póstumo, y tanto el senador republicano John McCain como el ex líder de los demócratas en el Senado Harry Reid hicieron campaña en pro de restaurar la reputación del boxeador durante años.

Johnson, hijo de ex esclavos, derrotó a Tommy Burns y se llevó el título pesado en 1908, en una época en que era sumamente inusual ver una contienda de boxeo entre un blanco y un negro. Seguidamente noqueó a una serie de boxeadores blancos, el último de ellos James J. Jeffries en 1910.

McCain antes le había dicho a The Associated Press que Johnson "era una leyenda del boxeo cuya carrera y reputación fueron arruinadas por un fallo judicial teñido de racismo hace más de un siglo”.


💬Ver 0 comentarios