Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (default-x3)

Félix Verdejo no podía evitar sonreír mientras observaba un vídeo de su impresionante triunfo por nocaut sobre Sergio Villanueva el pasado sábado en Orlando, Florida.

“Un gancho devastador”, dijo Verdejo ayer al ver la diestra curva en contragolpe con la que paralizó a Villanueva, quien un instante después cayó al suelo totalmente descompuesto. “Me sorprendí. Nunca había dado un nocaut así”.

El coup de grâce vino en el tercer asalto, luego que Verdejo detuvo con su guardia un gancho de izquierda del mexicano.

“Me quedé ahí ‘trancao’, esperando a que me tirara pa’ contraatacarle”, explicó el peleador criado en el desaparecido complejo de vivienda pública Las Gladiolas en La Milla de Oro. 

Fue un golpe que ensayó una y otra vez en el Club Diamante de Trujillo Alto, donde entrena bajo la tutela de Ricky Márquez.

“En las guanteretas con Ricky yo practico cuando me dan en el antebrazo yo responder con esa mano. Porque si me dan ahí significa que está abierto (por ese flanco)”, explicó Verdejo, quien con la victoria mejoró su marca a 15-0 con 11 nocauts. “Hicimos eso que practicamos y nos salió en la pelea. Me dio en el antebrazo y respondimos con esa mano. Y la derecha es mi mano fuerte en esa guardia”.

Verdejo todavía suena impresionado con la manera en la que cayó a la lona su rival tras recibir la derecha del boricua. “Chacho, fue tremendo de verdad. Completa esa mano entró”.

En el video se pude ver cómo Villanueva intenta levantarse tras el golpe. No tuvo éxito.

“Me sorprendí cuando vi que se iba a parar. Y yo (pensé): ¡Ea rayo! ¿Este macho se va a parar de ese piso?”, relató el púgil. “Cuando lo vi que estaba ‘bizorioco’, entendí que no podía seguir el combate”.

Para Félix, el triunfo sobre Villanueva es muestra de que el esfuerzo en el gimnasio deja dividendo en el combate.

“Siempre lo trabajamos (el golpe) en las guanteretas. En la pelea sale solo”, expresó.


💬Ver 0 comentarios