(horizontal-x3)
Manny Rodríguez, en la foto, enfrentará a Paul Butler. (Archivo / [email protected])

Cuando le dispute el cetro gallo de la FIB al británico Paul Butler, vacante por haberlo cedido el irlandés Ryan Burnett, lo más seguro en alguna ciudad del Reino Unido, habrá pasado ocho meses y 16 días de su última victoria, pero tener que ir a bailar a la casa del trompo, ni el largo escape del ring, minan la confianza de Manny Rodríguez, para muchos expertos el boxeador más completo de la cuadrilla actual de jóvenes talentosos, que incluye ya a dos monarcas universales: Tito Acosta, mini mosca de la OMB, y Alberto Machado, junior ligero de la AMB; y al sempiterno prospecto, Félix Verdejo, lo que ya es mucho decir.

Debido a su técnica depurada, en ataque y defensa, unido a su pegada demoledora, Manny solamente ha podido efectuar tres combates desde 2016, con récord de 17-0 y 12 nocauts, provocando que le rehuyan como pitirre al guaraguao, tocándole a Butler, 16-0, ser el último, y anteriormente al veterano argentino Omar Narváez, de 42 años y con 29 defensas del cinturón mosca y súper mosca de la OMB, entre 200 y 2014, pero 24 en su patria, donde prácticamente era invencible.

Manny, que mide 5-6, tuvo una carrera amateur brillante, de las manos de Arturo Ríos y Orlando Rodríguez, en la escuela deportiva del Albergue Olímpico, ganando plata en el Campeonato Mundial de la Juventud y oro en los Juegos Olímpicos de la Juventud, ambos certámenes en 2010, que le sería funesto en noviembre al sufrir quemaduras en segundo grado en 66 por ciento de su cuerpo, recuperándose tras largos meses de tratamientos.

Desde que se profesionalizó en junio de 2012, solamente ha peleado en Puerto Rico, derrochando clase y valentía, lo que obviamente es reflejo de su grave accidente, que fortaleció su espíritu que ya era de guerrero.

Tiene por delante, pues, un cruce al Atlántico que resulta peligroso, y ojalá que pueda emular a Alfredo Escalera, “El Salsero”, el primero que se coronó lejos de su patria, noqueando a Kuniaki Shibata, en dos asaltos en Japón para adueñarse del cinto de las 130 libras del CMB.


💬Ver 0 comentarios