Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Los australianos quedan con alguna oportunidad de clasificación para la última jornada.

Samara — Un penal de Mile Jedinak, otorgado tras la intervención del videoarbitraje, mantuvo vivas las esperanzas de Australia en el Mundial al empatar el jueves 1-1 con Dinamarca. 

Christian Eriksen adelantó a Dinamarca a los siete minutos. El volante del Tottenham inglés definió con un remate de zurda desde el centro del área tras un pase de Nicolai Jorgensen. 

Dinamarca pudo estirar a 17 su racha de partidos sin perder, pero se quedó con las ganas de hilvanar una segunda victoria en el Grupo C. La mano en el área del delantero Yussuf Poulsen, constatada tras la consulta al VAR permitió a Jedinek nivelar el marcador. 

Victoriosa 1-0 ante Perú en la primera fecha, los daneses ejercieron el dominio desde el vamos en Samara, con mayor posesión y ocasiones

Pero Australia insinuó peligro con los contragolpes y logró igualar a los 37 desde los 12 pasos. Poulsen bajó el balón con la mano al pugnar por un centro llovido al área. El árbitro Antonio Mateu Lahoz decretó la pena máxima tras consultar la repetición en una pantalla colocada a un costado de la cancha. 

Impecable y con calma, Jedinek procedió a definir con un derechazo frente al arquero Kasper Schmeichel, quien se tiró hacia al otro lado. 

Poulsen, autor del gol en el triunfo ante Perú, recibió una amarilla por tocar el balón con la mano. 

A los 58, Martin Brathwaite ingresó por Poulsen, quien se perderá el proximo partido contra Francia el martes en Moscú por acumulación de tarjetas. 

Antes del gol, Mathew Leckie tuvo la mejor oportunidad para Australia cuando cabeceó desde el centro del área tras un saque de esquina. Pero el remate se fue por encima del travesaño. 

La presión pesaba sobre los hombros de Australia, que cayó 2-1 en Francia en su debut. 

En los mundiales, Australia siempre ha dependido del acierto goleador de Tim Cahill. Pero el veterano delantero sigue sin jugar un solo minuto en Rusia, a pesar de que el técnico Bert van Marwijk había dicho en la antesala del partido que su selección necesitaba generar más ocasiones de gol. 

Ha quedado claro que el entrenador holandés prioriza los méritos reciente y no los antecedentes de años atrás. Fue lo que se confirmó cuando a los 68 minutos hizo ingresar al delantero Daniel Arzani, quien con 19 años y cinco meses es el jugador más joven del Mundial. 

El delantero Andrew Nabbout salió en lágrimas por una lesión en el hombro tras una mala caída, y fue remplazado por Tomi Juric a los 74. 

Los daneses sabían que un segundo triunfo consecutivo podría dejar casi asegurado su pase a la próxima ronda. Para su último partido ante Francia pondrán sus esperanzas en Eriksen. El motor del mediocampo llegó en excelente forma a Rusia, y hace que los daneses sueñen con igualar o superar su mejor actuación en un Mundial, cuando llegaron a cuartos de final en Francia 1998. 

Australia, que busca avanzar a la próxima fase por primera vez desde 2006, cerrará la primera fase contra Perú. 

Francia y Perú jugaban más tarde en el estadio Arena de Ekaterimburgo. 



💬Ver 0 comentarios