Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

La "verdeamarelha" comenzó ganando con un golazo de Philippe Coutinho, pero los helvéticos emparejaron el marcador con su juego aéreo

Sochi  — Brasil está en territorio desconocido.

La última vez que los pentacampeones no iniciaron un Mundial con una victoria, Pelé acababa de retirarse del fútbol. La Canarinha había ganado cada uno de sus encuentros inaugurales desde 1978, un año después del adiós de “O Rei”.

En aquella ocasión, Brasil empató 1-1 con Suiza, el mismo marcador con el que finalizó su duelo del domingo ante Suiza en Rostov del Don, cuando todo el interés en torno a Neymar y compañía se transformó en frustración y preocupación.

El resultado que frenó una racha de nueve triunfos en debuts mundialistas dejó a Brasil dos puntos detrás del líder del grupo, Serbia, que horas antes derrotó 1-0 a Costa Rica.

Uno de los principales favoritos súbitamente se encuentra con la necesidad de reaccionar para no estropear su empeño de conquistar su primer campeonato mundial desde 2002. Pero aunque el resultado tiene sensación de derrota, aún no hay motivos para preocuparse debido a que permanece como un fuerte candidato para alcanzar los octavos de final. Suiza, sexto en el ranking de la FIFA, era considerado su rival más complicado dentro del Grupo E.

Otro consuelo es el hecho de que en 2010, España cayó ante Suiza en su debut y logró alzarse con el título. Además, Argentina y Alemania tampoco iniciaron su andar en Rusia con victorias, mientras que España y Portugal finalizaron con un empate entre ellos.

“Nadie puede ganar o perder el Mundial en el primer partido”, dijo el atacante Gabriel Jesús. “Tenemos dos partidos importantes por jugar. Desde luego que no queríamos el empate, pero no perdimos. Estamos más vivos que nunca”.

Brasil se medirá a Costa Rica el viernes en San Petersburgo y cualquier resultado que no sea un triunfo será un desastre. Los tres puntos encarrilarían la clasificación de Brasil a octavos. Su último duelo en la etapa de grupos será el 27 de junio ante Serbia en Nizhny Novgorod.

“Apenas es el comienzo”, dijo el defensor Miranda. “Sabíamos que no sería sencillo. Debemos dar vuelta a la página e ir partido a partido. Intentaremos ganar los tres puntos en el siguiente”.

Brasil suma ahora tres partidos seguidos sin ganar en el Mundial, después de cerrar su participación en 2014 con contundentes derrotas ante Alemania en las semifinales y Holanda en el duelo por el tercer lugar. No habían tenido una racha similar desde 1978, cuando hilvanaron cuatro encuentros sin sumar un triunfo.


💬Ver 0 comentarios