Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Seguidores de Croacia festejan la victoria de su equipo en a semifinal de la Copa del Mundo ante Inglaterra, el jueves 12 de julio de 2018, cerca del Kremlin en Moscú (AP/Alexander Zemlianichenko)

Moscú - La heredera oficial de los logros de la antigua Yugoslavia en la Copa del Mundo es Serbia. Pero el equipo que se quedó con los mejores estándares de calidad de aquel país desaparecido parece Croacia.

Los croatas, que llegaron a la final mundialista por primera vez y se medirán a Francia el domingo por el título, son ya el equipo más exitoso de la historia entre los siete que surgieron después de que Yugoslavia se hundió en la guerra en 1991.

La propia Croacia llegó a las semifinales en el Mundial de 1998, con un equipo encabezado por el atacante Davor Suker, que venció a Alemania en los cuartos de final antes de caer ante la anfitriona Francia. Luego, Croacia ganó el duelo por el tercer lugar ante Holanda.

Aquella era la mejor actuación de algún equipo de la desaparecida Yugoslavia.

Hace años, Yugoslavia cosechó sus éxitos en el Mundial. Llegó a semifinales en la primera edición, en 1930, antes de caer ante el anfitrión Uruguay. En aquel entonces no había encuentro por el tercer puesto, así que Yugoslavia, formada por jugadores de clubes con sede en Serbia, terminó oficialmente en el cuarto sitio, detrás de Estados Unidos, por diferencia de goles.

Asimismo, Yugoslavia ocupó el cuarto sitio en el Mundial de 1962, luego de caer ante el local Chile en el encuentro de consolación. En Italia 1990 llegó a cuartos de final.

Aquellos antiguos equipos yugoslavos eran conocidos como los “brasileños de Europa”, por su fina técnica que solía generar grandes jugadas.

Después de que el líder comunista Josip Broz Tito murió en 1980, Yugoslavia comenzó un cisma político entre las repúblicas que la conformaban. Luego, la fragmentación ética condujo a diferentes guerras.

Primero Eslovenia, y luego Croacia, Macedonia, Bosnia-Herzegovina, Montenegro y Kozovo, se escindieron de la federación, una tras otra. Murieron más de 100,000 personas y millones quedaron sin hogar debido al conflicto más atroz en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

Después de que comenzó la fragmentación, el país que se conoce ahora como Serbia se ha clasificado para cuatro mundiales, incluido el de este año. El equipo era conocido todavía como Yugoslavia en 1998. Se transformó después en Serbia y Montenegro, y disputó el mundial de 2006.

La única vez que Serbia sobrevivió a la fase de grupos fue en 1998, cuando se instaló en octavos de final.

Croacia disputa su quinto Mundial. Tras finalizar terceros durante su debut en 1998, los croatas fueron eliminados de la fase de grupos en 2002, 2006 y 2014. La única vez que no se clasificaron a la Copa del Mundo fue para el certamen de 2010.

Fue en 1991 cuando Croacia se convirtió en integrante de la FIFA como nación independiente, renunciando por lo tanto a los resultados históricos de Yugoslavia. Serbia, tras sus cambios de nombre, ha seguido siendo miembro de la FIFA, y por lo tanto tiene el derecho a conservar esos registros.

De los otros equipos actuales surgidos de la balcanización, Eslovenia se ha clasificado dos veces para el Mundial, mientras que Bosnia lo hizo en una ocasión. Ninguna de esas selecciones llegó más allá de la etapa de grupos.

Montenegro no se convirtió en miembro de la FIFA sino hasta 2006 y Kosovo en 2016.

Croacia, que se dispone a disputar la primera final mundialista de su historia, se enfoca en vencer a Francia el domingo en Moscú para vengar aquella derrota de hace 20 años en semifinales. Y sus jugadores niegan que les importe la historia yugoslava en el contexto del Mundial.

“Tenemos una buena oportunidad para devolverles algo, 20 años después de que ellos llegaron a la final”, comentó el zaguero Dejan Lovren el viernes, después del triunfo de Croacia por 2-1 sobre Inglaterra en la semifinal. “Tal vez ha llegado la hora de la revancha”.


💬Ver 0 comentarios