Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Ala derecha, Cristiano Ronaldo festeja uno de los tres goles que marcó en el empate 3-3 de Portugal y España. A la izquierda, Messi se cubre los ojos durante el empate 1-1 de Argentina e Islandia. (AP) (horizontal-x3)
Ala derecha, Cristiano Ronaldo festeja uno de los tres goles que marcó en el empate 3-3 de Portugal y España. A la izquierda, Messi se cubre los ojos durante el empate 1-1 de Argentina e Islandia. (AP)

Tres goles por un lado, una actuación desdibujada, con un penal desperdiciado, por el otro. En la batalla aparte que libran siempre Cristiano Ronaldo y Lionel Messi, el primer round fue para el portugués en la Copa Mundial de Rusia.

Cristiano le puso la vara bien alta al argentino al marcar los tres tantos con que Portugal le empató el viernes 3-3 a España, incluido uno con un fenomenal tiro libre sobre el final del partido que dio cifras definitivas al encuentro.

Y Messi, que busca el título mundial que le falta y que le reclama toda Argentina, no pudo responder en su debut el sábado. Tropezó con una Islandia que amontonó gente en su retaguardia y no dio espacios a los argentinos. Messi pasó inadvertido ante tanta marca y tuvo poco en contacto con el balón. Hizo tres disparos con pelota en movimiento al arco, dos desviados y otro que fue atajado por el arquero.

Por si eso fuera poco, cuando pudo marcar la diferencia, no lo hizo. Con el partido 1-1, ejecutó tímidamente un penal a media altura y el arquero Hannes Tor Halldorsson se lo atajó tirándose hacia su derecha.

La noche previa, Cristiano había dejado parado a David De Gea con un furibundo remate alto y esquinado desde los 12 pasos.

“El penal hubiese cambiado todo. Me siento responsable porque se hubiesen abierto, pero hay que mirar para adelante", declaró Messi.

El técnico de Argentina Jorge Sampaoli dijo que “es muy difícil evaluar a Leo” porque jugó “un partido muy incómodo”.

“Islandia jugó metido en su campo, rodeándolo continuamente. Pero buscó el partido. Me deja tranquilo el compromiso de Leo”, agregó

A diferencia de Cristiano, Messi no tuvo espacios para hacer diabluras ante jugadores muy altos que plantaron dos líneas defensivas delante de su área. Fue una muralla infranqueable a la que los argentinos, varios de ellos de baja estatura, no le encontraron la vuelta.

Cristiano, en cambio, tuvo muchas más libertades. En un cotejo abierto de igual a igual, el portugués sí dispuso de espacios para hacer de las suyas y apenas comenzado el partido se le escapó a Nacho y fue derribado dentro del área. Él mismo convirtió el penal, fusilando a De Gea.

Casi sobre el final del primer tiempo, Cristiano remató desde afuera del área y a De Gea se le escurrió un balón fácil que terminó adentro.

Messi tuvo tres tiros libres propicios para un zurdo como él, pero uno se fue alto y los otros dos rebotaron en la barrera, incluido uno en los segundos finales. A dos minutos del final del partido del viernes, con el marcador 3-2 a favor de España, Cristiano ejecutó un tiro libre y clavó el balón en el ángulo alto que cubría la barrera, lejos de De Gea.

Tal vez se pueda decir que el tipo de partido y las fallas del arquero ayudaron a Cristiano, mientras que el planteo de Islandia y la seguridad del arquero Halldorsson perjudicaron a Messi.

Pero lo mire por donde se lo mire, Cristiano ganó por paliza.


💬Ver 0 comentarios