Fabian Delph probablemente se perderá el partido de Inglaterra contra Colombia en los octavos de final por el nacimiento de su tercer hijo. (AP) (semisquare-x3)
Fabian Delph probablemente se perderá el partido de Inglaterra contra Colombia en los octavos de final por el nacimiento de su tercer hijo. (AP)

Moscú — Tener un hijo es más importante que jugar un Mundial.

Tres futuros padres debieron abandonar las concentraciones de sus respectivas selecciones en Rusia para asistir al nacimiento de sus hijos, todos con el visto bueno de sus entrenadores y compañeros.

El martes, el volante Fabian Delph probablemente se perderá el partido de Inglaterra contra Colombia en los octavos de final por el nacimiento de su tercer hijo.

“Algunas cosas en la vida son más importantes que el fútbol”, dijo el técnico de Inglaterra Gareth Southgate. “Ahora mismo tiene que estar pendiente a su familia”.

Southgate hizo eco de la pauta en este Mundial.

El delantero suizo Breel Embolo estará disponible el martes para enfrentar a Suecia tras viajar a casa, apenas horas después del empate 2-2 con Costa Rica la semana pasada.

Embolo, de 21 años, pudo estar para el nacimiento de su hijo y lo describió como “las 24 horas más bonitas” de su vida.

La tendencia empezó con el plantel de Dinamarca, quienes hicieron una recolecta para que su compañero Jonas Knudsen viajara a casa en un avión privado. La hija de Knudsen había nacido, pero el equipo quería que la viera lo más pronto posible.

“Hay que tener un poco de perspectiva en la vida”, afirmó Southgate. “Todos te dicen que solo hay una oportunidad para estar en Mundial, pero también solo hay un día en tu vida en el que nace tu hijo”.

A post shared by Jonas Knudsen (@jonasknudsen92) on

Eso no ha sido siempre así en el fútbol. Está el caso que se produjo en Inglaterra en 1989, cuando un jugador de Queen's Park Rangers fue multado con dos semanas de salario al ausentarse para un partido a domicilio para estar en un nacimiento.

El técnico que ordenó la falta, impuesta al jugador inglés Trevor Francis, fue despedido poco después.

Para el capitán sueco Andreas Granqvist, la situación es un dilema. Su selección se las verá con Suiza en lo que podría ser su último Mundial, con 33 años. Granqvist se ha quedado en Rusia con el visto de su esposa, Sofie, quien está a punto de dar a luz a su segundo hijo en Suecia.

“Estoy plenamente enfocado en el partido de mañana y mi esposa se siente bien fuerte”, dijo Granqvist el lunes.

Southgate reconoció que su decisión de dejar partir a Delph, quien jugó en los previos dos partidos de Inglaterra, es algo que no fue a norma.

“La generación de mi padre y la previa lo veía de manera distinta”, dijo el técnico de Inglaterra, quien se está ganado una reputación por su dúctil manejo del vestuario. “Pero hay que estar ahí por tu familia”.


💬Ver 0 comentarios