Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Andreas Granqvist, de la selección de Suecia, agradece a los hinchas tras la victoria sobre Suiza en los octavos de final de la Copa del Mundo. (AP) (semisquare-x3)
Andreas Granqvist, de la selección de Suecia, agradece a los hinchas tras la victoria sobre Suiza en los octavos de final de la Copa del Mundo. (AP)

SAMARA, Rusia — Un momento perfectamente coordinado. Así describe el capitán sueco Andreas Granqvist lo que está viviendo.

Granqvist se convirtió en padre de una niña este viernes, apenas horas antes del crucial partido de mañana, sábado, contra Inglaterra por los cuartos de final de la Copa del Mundo en la ciudad de Samara. El nacimiento fue anunciado por su esposa, Sofie, en Suecia. 

"Y llegó para completar nuestras vida, bebé Mika”, dijo en su cuenta de Instagram. 

El zaguero central tenía el apoyo de su esposa para mantenerse con el resto del equipo en Rusia hasta el final del torneo. Se esperaba que la hija de la pareja naciera el mismo día en que Suecia le ganó a Suiza 1-0 en los octavos de final. 

“Fue un momento perfectamente coordinado. No dormí mucho anoche pero me alegra que haya ocurrido”, dijo Granqvist el viernes en conferencia de prensa. 

“Mi esposa hizo un trabajo hermoso y todo salió bien. Tanto ella como nuestra bebé están muy bien. Y en cuanto a mañana, voy a entregar otra gran actuación. Ese es el plan. Lo voy a dar todo y espero que consigamos el resultado que esperamos”. 

A pesar de no contar con su goleador histórico, Zlatan Ibrahimovic, Suecia sigue sorprendiendo. Sus armas han sido escasas pero efectivas para avanzar en el Mundial: una sólida defensa, pases en profundidad y saques de banda al área penal con la esperanza de peinar el balón y generar alguna acción de peligro.

So happy and proud of my wife. Both are healthy and well. ?????? #worldcupbaby #pappashårfäste

Una publicación compartida de Andreas (@granqvistandreas) el

La selección no había ganado un solo encuentro de eliminación directa desde Estados Unidos 1994, cuando logró el cuarto puesto. Su mejor papel histórico fue la final que perdió como anfitriona en 1958, frente a Brasil y un Pelé de 17 años. 

Tras avanzar a los cuartos de final por primera vez en 24 años, un millar de hinchas suecos permanecieron cantando y saltando mucho después del final del partido contra Suiza. Los organizadores les pedían que desalojaran el estadio, pero querían disfrutar el momento. 

Su capitán desea lo mismo. 

“Realmente hemos construido nuestra confianza en este equipo, en un ambiente abierto y de dicha, y mientras que vas ganando ese ambiente positivo crece”, dijo Granqvist. 

“Como lo hemos dicho desde el primer día, esto lo vamos a hacer juntos - y lo hemos demostrado... hasta ahora ha sido grandioso”.


💬Ver 0 comentarios