(horizontal-x3)

Saransk — Si Irán puede convertirse en el primer equipo en evitar que Cristiano Ronaldo anote en este Mundial, el resultado podría tener repercusiones trascendentales.

Un marcador lo suficientemente favorable para catapultar a Irán a la fase de eliminación directa por primera ocasión en su historia, también tendría un importante significado personal para el entrenador portugués al frente del equipo, Carlos Queiroz, quien en alguna ocasión también dirigió a Cristiano con el conjunto luso.

Queiroz, quien también dirigió a Irán en el Mundial de Brasil 2014, describió el partido del lunes ante Portugal como “el más interesante e importante en mis siete años con Irán”.

“No nos dan posibilidades, pero aún tenemos la oportunidad de clasificarnos a la segunda ronda. Pelearemos por nuestros sueños”, afirmó. “Sabemos que será complicado, pero como ya dije, venimos aquí sin esperar nada fácil. No queremos nada fácil. Queremos y esperamos ser mejores con cada día”.

Portugal, campeón vigente de Europa, comparte con España la cima del Grupo B con cuatro puntos. Irán les sigue los pasos con tres unidades gracias al triunfo por 1-0 sobre Marruecos en su presentación.

Irán se ha clasificado al Mundial en otras cuatro ocasiones previas, todas desde 1978. Avanzar de la fase de grupos por primera vez requeriría de un triunfo sobre Portugal. El empate sería suficiente en caso de que España perdiera por al menos dos goles de diferencia ante Marruecos.

Los iraníes cayeron ante España, pero con un margen 1-0 en un encuentro en el que dispusieron de varias ocasiones de gol que fueron desperdiciadas. Aunque acabaron decepcionados con el resultado, su tenacidad frente a los campeones del Mundial de 2010 los dejó complacidos.

“Para nosotros fue importante salir del campo con orgullo y hacer que el mundo respete nuestro fútbol”, señaló Queiroz. “Creo que lo hicimos a pesar del resultado. A consecuencia tenemos más confianza y estaremos llenos de esperanza cuando nos enfrentemos a Portugal”.

Necesitarán más que esperanza para frenar a Cristiano, autor de cuatro goles — tres en el empate con España — y quedó como el máximo anotador activo de todo el mundo al llegar a 85 tantos con su selección. A sus 33 años de edad, el astro del Real Madrid mantiene su excepcional, lo que llevó al técnico de la selección portuguesa a comparar al atacante con un buen vino.

También será el consentido en Saransk, la ciudad mundialista más pequeña, en donde la llegada de CR7 es el tema principal.

Queiroz fue técnico de Portugal entre 2008 y 2010, y dejó el cargo poco después de que el equipo fue eliminado en la segunda ronda del Mundial de Sudáfrica al caer 1-0 ante el eventual campeón, España.

Se dice que Queiroz no mantuvo una buena relación con Cristiano.

Tras la eliminación de Portugal en 2010, al delantero se le pidió que explicara el fracaso de la selección y él respondió diciendo que Queiroz debería ser quien contestara esa pregunta — un comentario que se interpretó como un señalamiento de que Queiroz era el responsable.

Cuando se le preguntó sobre su duelo ante Cristiano el lunes, Queiroz dijo que ni siquiera el renombrado cineasta Martin Scorsese pudo haber escrito un mejor guion.

La sola presencia de Cristiano debería ser suficiente para que Portugal conserve la confianza de avanzar a la siguiente fase. Pero su compañero José Fonte parece complacido con el nivel de todo el equipo, aunque solo Ronaldo se ha hecho presente en el marcador.

“Tenemos cuatro puntos. Estamos primeros de grupo; solo España nos aventaja por menor número de tarjetas amarillas. Estamos satisfechos con nuestra calidad”, comentó Fonte. “Queremos mejorar, pero no hay alarma”.


💬Ver 0 comentarios