Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Durante la celebración del torneo, los fanáticos puertorriqueños llenan los restaurantes y barras para ver los partidos. (GFR Media) (horizontal-x3)
Durante la celebración del torneo, los fanáticos puertorriqueños llenan los restaurantes y barras para ver los partidos. (GFR Media)

A través de su historia deportiva, Puerto Rico se ha establecido como una potencia en el béisbol, baloncesto y boxeo. Pero, cada cuatro años, con la celebración de la Copa Mundial de fútbol, la isla se sumerge en la fiebre del balompié, el deporte más practicado del mundo.

Ese interés que se vive en Puerto Rico por la Copa Mundial, que entra a su última semana con las semifinales y la final el domingo, tiene su génesis con los extranjeros que residen en la isla, como españoles, mexicanos, uruguayos, argentinos, entre otros, quienes desde hace décadas buscaban la manera de ver el torneo en suelo boricua.

“Los extranjeros siempre estuvieron viéndolo (el Mundial)” comentó el argentino Antonio Pirillo, dueño del Club de Fútbol Fraigcomar.

Pirillo cuenta que estaba envuelto con el fútbol en su país y pensaba que no vería su amado deporte al migrar a Puerto Rico, pero logró ver lo que tanto quiere en donde menos lo esperaba.

“En los 70’s y los 80’s lo que hacíamos era conseguir cajas (de transmisión). Íbamos a restaurantes, o nos situábamos en lugares públicos. Argentinos, españoles, peruanos, todos los extranjeros nos juntábamos”.

Para esas décadas, eran pocos los puertorriqueños que tenían el fútbol en la mente. Pero, poco a poco, se comenzó a ver un interés del puertorriqueño hacía el balompié gracias a los mundiales, y todo pudo comenzar con la Copa Mundial 1994 en Estados Unidos. Ese fue el año que los medios estadounidenses comenzaron a transmitir todos los partidos, aunque fue en diferido en la isla.

“En el 1994 diría que fue que comenzó para los puertorriqueños. La televisión hizo la gran diferencia” comentó Pirillo.

Cuatro años después, en Francia 1998, los partidos se transmitieron en vivo. También hubo atención del boricua dado que la canción oficial del FIFA fue interpretada por el cantante Ricky Martin. "La Copa de la Vida" fue todo un éxito internacional.

Para otros, la retransmisión de ese Mundial en 1994 y la transmisión de 1998 resultó en un amor a primera vista con el fútbol, y ahí se comenzó a gestar una generación de futbolistas que eventualmente representaron a la isla.

“El ‘boom’ comenzó con el 1994, y después siguió. Ya en el del 2002, los partidos eran en la madrugada y veías la gente levantarse para verlos” relató Alexis Rivera Curet, exfutbolista de la Selección y de los desaparecidos Puerto Rico Islanders.

“Todo comenzó (para mí) con el 1994, cuando miré y después admiré a la selección de Brasil. Me gustó porque era un juego que se jugaba a lo colectivo, y de ahí seguí”, abundó Rivera, de 35 años.

Juan Coca Nogueras, actual delantero de la Selección y de 25 años de edad, pensó igual. “Yo decidí seguir esta carrera porque, gracias a figuras como Ronaldinho, es mi pasión y soy una persona dedicada por eso. Me disfruto cada minuto en la grama y verdaderamente me hace feliz jugar y poder enseñar mi fútbol”.

Las tiendas aprovechan el interés

Por otro lado, negocios de ropa deportiva en el área metro como Soccer Gol y ¡Qué Golazo! comenzaron tras el afán por las Copas Mundiales.

“El fútbol estaba creciendo rápidamente en los 2000’s y veía que no era fácil conseguir productos, ahí me di cuenta de que era hora de poner una tienda” relató Fabian Fernández, dueño de Soccer Gol, que por varios años tuvo un espacio en Plaza Las Américas.

Tan notable ha sido el gusto por el deporte en los últimos años que “un Mundial es más fuerte en ventas que navidades”.

Largo historial del fútbol

Pese a que el interés por la Copa del Mundo se comenzó a sentir con mayor afán a finales del siglo pasado, el fútbol no es algo nuevo en la isla.

El balompié se jugó en San Juan desde los 1900’s. La Federación Puertorriqueña de Fútbol se fundó en el 1940, y en 1960 se afilió con la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA).

“El primer torneo fue en El Morro de San Juan, un marzo en 1911. El Minerva frente Mercurio, ambos fueron organizados por el Comercio Sporting Club” explicó Luis Reinaldo Álvarez, exfutbolista y autor de libros sobre el fútbol puertorriqueño.

Aunque el deporte tuvo un comienzo temprano, no ha podido arrancar en popularidad. “No fue hasta la incorporación de los Puerto Rico Islanders (en el 2004), ya que cobertura era bien escasa” analizó, por su parte, Rivera.

Cada cuatro años, durante el Mundial, el fútbol se convierte en el tema de conversación entre los puertorriqueños, pero al terminar el torneo, ese interés vuelve a disminuir. Y esa es una realidad muy extraña para los extranjeros en la isla y los amantes puertorriqueños del balompié.

“La razón porque el fútbol no ha progresado es por dos razones: el gobierno nunca lo ha apoyado y la federación siempre se ha dedicado a pelearse” dijo francamente Álvarez.

Y dado a que Puerto Rico nunca ha jugado en un Mundial de fútbol, el fanático busca apoyar otra selección para sentirse parte del entusiasmo.

“Eso hace que se identifiquen con países de sus abuelos, primos o gustos por jugadores famosos” comentó, por su lado, Fernández.

Álvarez, por su parte, recordó que el “fútbol es un espectáculo en todas las sociedades. En realidad, el Mundial es una fiesta y por eso los puertorriqueños lo quieren ver”.

Por ahora, los jugadores de la Selección Nacional no pierden la esperanza de que este renacido interés por el balompié sirva para volver a empujar el deporte en la isla.

“Ahora es el mejor momento para que Puerto Rico aprenda y aproveche de este Mundial y que el fútbol en general en la isla crezca y se encuentren las ayudas necesarias para mejorar a nuestros niños a que puedan soñar con llegar a un Mundial” sentenció Coca Nogueras.


💬Ver 0 comentarios