El nombre del jugador de la selección de Francia Kylian Mbappe, proyectado sobre el Arco del Triunfo mientras aficionados al fútbol invaden la avenida de los Campos Elíseos tras la victoria de su equipo sobre Croacia en la final del Mundial de Rusia, el 1 (semisquare-x3)
El nombre del jugador de la selección de Francia Kylian Mbappe, proyectado sobre el Arco del Triunfo, mientras aficionados al fútbol invaden la avenida de los Campos Elíseos tras la victoria de su equipo sobre Croacia en la final del Mundial de Rusia, en

París - Mundial, Mundial y más Mundial. Es de lo único de lo que se hablaba el lunes en Francia.

"Felicidad eterna" escribió el diario deportivo L'Equipe en su portada, resumiendo el estado de ánimo de muchos que no pueden ni imaginar que esta euforia vaya a acabar. 

Francia se preparaba para recibir a su selección nacional con un desfile en la avenida de los Campos Elíseos, en el centro de la capital, París, donde decenas de aficionados festejaron la victoria por 4-2 sobre Croacia en la final de Moscú el domingo. 

El presidente Emmanuel Macron se mostró exultante tanto en la cancha como en el vestuario con los jugadores, y espera que la victoria deportiva le reporte un impulso también a él. 

Los franceses, sin embargo, están más enamorados de los jugadores, como el as de 19 años Kylian Mbappe o el seleccionador Didier Deschamps. El técnico es el protagonista de una parodia que circula por internet sugiriendo cambiar el nombre de la avenida más famosa de París por "Deschamps Elíseos". 

La victoria en el Mundial permite a los jóvenes franceses, como los que viven en los suburbios pobres donde se criaron muchos de los campeones, “atreverse a creer en su sueños”, dijo la ministra de Deportes, Laura Flessel, en la emisora de radio Europe-1. 

La emoción mundialista seguía viva durante la hora punta del lunes por la mañana. 

En el vecindario de Belleville, en el este de París y desde donde puede avistarse la Torre Eiffel en la lejanía, Vincent Simon dijo: "Ambos equipos merecieron ganar. Francia ganó, y eso es bueno para el país, nos hará bien durante algunos meses”. 

Otro parisino, Florian Scaven, pudo ver solo partes de la final en el ala de maternidad del hospital donde su esposa dio a luz durante el partido. "Vibramos con las bocinas de la calle. Estamos contentos. Larga vida a Francia”. 

Este es el segundo Mundial para Francia, y la victoria llegó en el momento de necesidad para la población. 

"Representa cosas enormes”, apuntó Goffrey Hamsik, ataviado con un sombrero con forma de gallo, el símbolo nacional del país, y una camiseta con el dorsal 10 de Kylian Mbappe, la estrella emergente que salió del suburbio parisino de Bondy. 

"En los últimos tres años tuvimos muchos problemas en Francia”, dijo recordando los letales ataques extremistas. "Esto es bueno para la moral. Aquí, estamos todos unidos. Nos mezclamos. No hay religión, no hay nada, y eso se siente bien”. 

Cientos de agentes de policía vestidos con equipos antimotines guardaron una discreta fila en las calles laterales para controlar a los fiesteros. Por lo general, las celebraciones en Francia terminan con algunos escaparates rotos y otros daños, y la noche del domingo no fue una excepción y en un momento dado se emplearon gases lacrimógenos en los Campos Elíseos. Unos 4,000 policías controlaron la zona delimitada para los aficionados, que estaba al máximo de su capacidad de 90,000 personas, durante el encuentro y luego se trasladaron a los Campos Elíseos y a calles aledañas. 

A medida que caía la noche, la Torre Eiffel se iluminó con las fechas 1998-2018 para recordar los dos Mundiales de Francia. En el arco del Arco del Triunfo se proyectaron los colores nacionales, el gallo las caras de los ganadores y del lema “orgulloso de ser Bleu”, o francés. 

Las celebraciones se sucedieron en el resto de la nación. 


💬Ver 0 comentarios