Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

La derrota representa un nuevo golpe para la 'generación Messi', que no ha podido superar la presión de perder tres finales consecutivas, en el Mundial 2014 y las ediciones 2015 y 2016 de la Copa América.

BUENOS AIRES — Tristeza absoluta, personas que lloraban abrazadas a la bandera argentina y el ambiente de un país emocionalmente devastado era lo que se respiraba en las calles argentinas este sábado, luego que la selección del país cayó eliminada ante Francia en los octavos de final de la Copa del Mundo.

Las banderas argentinas pintadas en las caras de padres e hijos se despintaban con las lágrimas de desesperanza por saber que por primera vez desde el 2002, Argentina no llegará a cuartos de final, casi una tragedia nacional en el país sudamericano donde se vive el fútbol con especial intensidad. 

 “Muy triste, muy triste porque lamentablemente no pudimos hacer el empate al final. Nos faltó ajustar algunos detalles. Creo que Argentina trató de hacer lo que pudo y, bueno, nos vamos con la frente alta esperando que haya recambio para el próximo mundial”, expresó Eduardo López, de 38 años, quien acudió a ver el partido con su hijo, “esperando que en el algún momento pueda traerlo al nene y salir campeones”. 

“Faltó que salga un poco (Leo) Messi también”, añadió, y asomaron las habituales críticas al astro argentino, a quien se le niegan los títulos con la selección, a diferencia de lo que ha ocurrido con su célebre trayectoria en el Barcelona. 

Les Bleus se impusieron por 4-3 en uno de los mejores partidos vistos hasta ahora en el Mundial, en el que los dirigidos por Jorge Sampaoli estuvieron por momentos arriba en el marcador. Dos goles fulminantes en cuatro minutos por parte de Kylian Mbappé, la figura del partido, borraron de un plumazo las esperanzas argentinas. 

“Doloroso, como para todo argentino, pero orgulloso a la vez, porque estos pibes dejaron todo, no se les puede pedir más de lo que hicieron hoy, más allá del dolor. Desde el principio, desde el Mundial pasado, fue una organización muy fea, siempre se le exigió todo a Messi”, afirmó Alejandro Celada, de 32 años. 

¿Qué es lo que habría que cambiar en el futuro? 

“Pienso que esto va a ser conciencia a partir desde ahora, en adelante pienso que hay muchos pibes que tienen mucho futuro, que hay buenos jugadores, hoy se van varios ‘grossos’, leones como (Javier) Mascheran“, señala Celada. “Lo que hay que cambiar es la cabeza de arriba, una buena organización, tirarle más buena onda a la selección”. 

El presidente argentino Mauricio Macri recurrió a su cuenta de Twitter para manifestar: “tristes aunque muy agradecidos a los jugadores que dejaron todo. Hoy los franceses nos ganaron bien”. 

Sin embargo no todos estaban tristes en Buenos Aires. 

“Un gran partido, fue un partido muy intenso, hemos tenido suerte con el gol de Mbappé y pues todo se va mejorando y ahora estamos muy contentos. Mucha suerte para Argentina, nos volvemos a ver en el próximo mundial”, afirmó Florian Bochum, un ciudadano francés que está recorriendo Latinoamérica como “mochilero” y que vio el partido, el único francés entre una multitud en Buenos Aires, ciudad que afirmó amar. 

Minutos después de la derrota, los argentinos mostraban también su faceta más filosófica y realizaban un análisis más puramente futbolístico de lo ocurrido. 

“El fútbol como todo en estos tiempos es planificación, estrategia, técnica y trabajo en equipo. Es lo que se ve en esta selección francesa. Lo nuestro es todo improvisación, el romanticismo se acabó hace rato, era de otros tiempos. Lo bueno sería aprender de los errores y no volver a pisar la misma piedra”, explicó Gustavo Lorenzo, de 45 años. “Cuando uno ve a nuestra AFA (Asociación de Fútbol Argentino), podemos ver cuál es el plan de nuestro país. Lo lamento por Messi y por otros jugadores que son muy buenos. Dejaron todo en la cancha en los últimos dos partidos. Con una mano en el corazón, creo que es un reflejo de cómo estamos”. 

 Es un sentir compartido por muchos. 

“Me parece que fue la conjunción perfecta de un equipo sin trabajo y con buenos jugadores. Se peleó hasta donde se pudo, se sacó un resultado digno, mentiroso, porque Francia en todo momento fue mejor. Y nada más, es el resultado de un desorden institucional tremendo”, analizó por su parte Horacio Espeche. “Tres técnicos en eliminatorias, un técnico que no tiene mucho consenso entre el cuerpo de jugadores, me parece una cosa hecha con poca seriedad, pero entre todos, los dirigentes anteriores y actuales de la AFA, los jugadores son los que tienen menos responsabilidad”. 

Las redes sociales, rápidas y sin piedad como Mbappé, no tardaron tampoco en manifestarse, con decenas de memes en que se burlaban de la lenta reacción de la defensa argentina frente a la increíble velocidad del jugador francés. 

Pese a la tristeza y el llanto que invaden toda Argentina, de norte a sur, muchos piensan ya en el próximo mundial.


💬Ver 0 comentarios