Lionel Messi, astro de Argentina. (AP) (semisquare-x3)
Lionel Messi, astro de Argentina. (AP)

 Quienes pagaron 115 dólares por una entrada categoría 3 de octavos de final dudan qué camino elegir: si estar este sábado en la tribuna del estadio de Kazán o si aceptan las ofertas que reciben por Whatsapp o grupos de Facebook.

La misma entrada aparece en el mercado negro a unos 1,000 dólares. En plena euforia mundialista por la clasificación de la Argentina, miles de hinchas argentinos buscan con desesperación un ticket, con precios que oscilan entre los 1,000 y los 7,500 dólares.

El aumento de los precios de reventa del Argentina-Francia empezó mucho antes del gol de Marcos Rojo . Ya sin chances de viajar a Nizhny Nóvgorod (allí jugará Croacia, el primero del Grupo D), varios fanáticos empezaron a vender sus entradas en el sitio oficial de FIFA, al saber que la única opción posible era la de viajar a Kazán.

La plataforma ofrece la posibilidad de poner el ticket en reventa para que otro usuario pueda conseguirlo por la vía legal. La reglamentación de FIFA y de la Federación de Rusia es bastante clara en cualquier otro aspecto: "No se puede vender, poner a la venta, revender, subastar o donar una entrada, ni actuar como agente comercial de otra parte ni transferir en modo alguno su entrada sin el consentimiento previo, específico y por escrito de la FIFA. Además, hay que tener en cuenta que, de acuerdo con el Código de Infracciones Administrativas de la Federación de Rusia la reventa es una infracción administrativa para la ley local".

Al problema para planificar la logística -recién hoy empezaron a aparecer algunos vuelos y boletos de tren adicionales, pero ya las reservas de hoteles alcanzan al 80% de la ocupación- se sumó el costo de las entradas.

Los 35 mil hinchas que se encuentran en Rusia hacen cuentas para poder acomodar el presupuesto al andar de la selección.

Quienes buscan una entrada lo hacen vía redes sociales o en sitios populares destinados a contactar compradores y resellers. Allí, la mayoría de las entradas rondan entre los 1,000 y 2,000 dólares, pero hay sectores VIP y Hospitality a 7,500.

"Si se le suman cargos de servicio estamos hablando de pagar más de 200 mil pesos para ver un partido", se lamentan quienes buscan cómo disfrutar de Lionel Messi desde las tribunas del Kazán Arena.


💬Ver 0 comentarios