Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Los Pumas de Roosevelt le rinden homenaje al entrenador Bartolo Cintrón (horizontal-x3)
El entrenador Bartolo Cintrón (centro), junto a los exjugadores de los Pumas de Roosevelt, Jorge Cordero (izquierda) y Jorge Camacho (derecha). (Suministrada)

Con motivo de sus 51 años de fundación, el club de fútbol Pumas de Rossevelt le rindió este sábado un homenaje a su entrenador Bartolomé (Bartolo) Cintrón, quien acompaña al equipo desde su instauración en 1956.

El sencillo homenaje convocó al parque Josefa Fontán, de la Merced, en Hato Rey, a decenas de exjugadores del club que fueron entrenados por Bartolo, quienes relataron momentos en que el técnico fue fundamental en sus vida, no solo como jugadores, sino para luego ser profesionales destacados. Además de los veteranos de este deporte, el homenaje convocó a decenas de niños que jugaban en las canchas sin parar mientras los mayores saludaban a Bartolo y le expresaban su admiración por el trabajo realizado.

Uno de los adultos que ofreció su testimonio fue Alejandro de la Campa, de 53 años de edad y quien llegó desde su natal Santander, España, a Puerto Rico a los 11 años. De la Compa, quien  ahora dirige la Oficina Regional de FEMA para Puerto Rico y el Caribe, visiblemente emocionado al compartir con Bartolo, relató que jugó con el club durante 15 años y fue el primer jugador de la selección de Puerto Rico en anotar un gol en eliminatorias de un campeonato mundial, en Jamaica, en 1986.

"A Bartolo le debo mucho porque fue un luchador", manifestó De la Campa al recordar que en aquellos tiempos, contrario a hoy en día, los padres no llevaban a sus hijos a los torneos y era el entrenador quien se encargaba del transporte y demás pormenores del equipo.

Otro de los exjugadores que estuvo bajo la tutela de Bartolo, Jorge Cordero, expresó que el veterano entrenador "evitó que muchos fueran tragados por la droga, y hoy son extraordinarios profesionales".

Adriana (Tuti) Tirado, de 18 años y quien juega con el equipo de la Universidad de Nuevo México y con otros equipos profesionales en Florida, viajó a Puerto Rico para rendirle homensaje a Bartolo. "Fue con Bartolo, a los nueve años, que toque el primer balón. Ha sido un padre para mí y le debo todo el conocimiento y pasión que tengo con el fútbol".

Mientras, Carmelo Carrillo, de 18 años y a quien el instructor logró colocar en un equipo de formación en España (San Sebastián de los Reyes) el año pasado, relató que Bartolo para es como un padre. "Me cogió desde pequeño y siempre me ha ayudado. Además es mi modelo a seguir", dijo con admiración.

Bartolo y el fútbol

Bartolo, de 73 años, fue un destacado jugador en sus años de juventud, y luego pasó a ser entrenador de nivel superior, con experiencia en selecciones nacionales. Pero su mayor aportación al fútbol boricua se ha generado en el corazón de Hato Rey.

Este esforzado personaje nacido en Santurce lleva cerca de cinco décadas como entrenador y director de la Escuela Pumas de Roosevelt, que originalmente se estableció en la cancha de Baldrich, pero que ahora opera en el vecino parque Josefa Fontán.

"Esto para mí no es un trabajo. Gozo cuando veo que los muchachos se desarrollan, especialmente los muchachitos pobres de residenciales, que tienen buen futuro... eso es lo más que me llena", dijo tras el homenaje.

"Cada día les enseño algo nuevo. Todo va a su tiempo, según uno vea al jugador se va corrigiendo, enseñándole algunas mañas, técnicas, controles de balón, lo que tenga que hacer para mejorar", agregó.

Bartolo recuerda que en el camino ha tenido que luchar y sufrir contra la violencia en las canchas, "la mala administración algunas veces" en la Federación Puertorriqueña de Fútbol (FPF) y una mala práctica de algunos clubes locales.

"A todo el mundo le gusta ganar, pero a mí no me gusta buscar jugadores. Me gusta hacerlos. No es estar sacando jugadores buenos de algún sitio y traerlos a mi club.... el que se quiera ir que se vaya, no puedo hacer más nada, pero quiero enseñarles lo que sé y lo que me enseñaron", sostuvo al mencionar  a varios de sus mentores, como Daniel Zenón y Martín Álvarez, entre muchos otros.

Bartolo mantiene el sueño de ver un mayor desarrollo futbolístico en la Isla, especialmente en la cantera de talentos que asegura existe en las comunidades marginadas, y que Puerto Rico "logre una medalla internacional, aunque sea de bronce", sin dejar fuera el anhelo por la clasificación a un Mundial.

Sobre su compromiso con los Pumas de Roosevelt y el fútbol en general, sostiene que "esto no tiene fin. Esto es hasta que yo me muera".


💬Ver 0 comentarios