A más de veinte años de su retiro como futbolista, el que para muchos fue el mejor de la historia se las ha arreglado para seguir como foco de las miradas.

Diego Armando Maradona aseguró el miércoles que se encuentra “bien”, un día después de recibir atención médica en el estadio donde atestiguó el triunfo de la selección de Argentina sobre Nigeria, que catapultó a la Albiceleste a los octavos de final en la Copa del Mundo.

La preocupación por el estado de salud de Maradona se agravó después de que fue posible apreciar que había requerido de ayuda para dejar la tribuna e ingresar a un palco de lujo en el Estadio de San Petersburgo al concluir el partido del martes.

“Quiero contarles que estoy bien, que no estoy ni estuve internado”, señaló Maradona en un mensaje de Instagram el miércoles. “En el entretiempo del partido con Nigeria, me dolía mucho la nuca y sufrí una descompensación”.

El campeón del Mundial de 1986 dijo que un médico lo revisó y le recomendó que se fuera del estadio.

No obstante, se quedó para ver la segunda mitad y celebró eufórico el agónico gol de Argentina que le dio la victoria de 2-1 y un boleto a la siguiente fase.

“Me revisó un médico y me recomendó que me fuera a casa antes del segundo tiempo, pero yo quise quedarme porque nos estábamos jugando todo. ¿Cómo me iba a ir?”, dijo Maradona en la red social debajo de una fotografía en la que se muestra el momento en que lo atiende un miembro del personal médico. “Les mando un beso a todos, perdón por el susto y gracias por el aguante, hay diego para rato!”.


💬Ver 0 comentarios