Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

El doctor de la selección rusa, Eduard Bezuglov, añadió que el amoníaco
El doctor de la selección rusa, Eduard Bezuglov, añadió que el amoníaco "no sólo se usa en el deporte, sino en la vida cotidiana de la gente cuando alguien pierde el conocimiento o se siente débil". (AP / Manu Fernández)

Moscú - El médico de la selección rusa, Eduard Bezuglov, negó hoy que los futbolistas rusos se doparan durante la Copa Mundial antes de jugar los octavos de final contra España y los cuartos de final contra Croacia.

"Se trata de un simple amoníaco con el que se impregnan trozos de algodón y después se inhala. Esto lo hacen miles de deportistas para animarse. Se utiliza desde hace décadas", dijo Bezuglov a medios locales.

El doctor añadió que el amoníaco "no sólo se usa en el deporte, sino en la vida cotidiana de la gente cuando alguien pierde el conocimiento o se siente débil".

"Simplemente por el fuerte olor que desprende. Se puede ir a cualquier farmacia, comprar algodón y amoníaco. Esto no tiene ninguna relación con el dopaje", explicó.

La prensa alemana, en concreto el "Süddeutsche Zeitung", informó que representantes del combinado ruso le confirmaron que jugadores del equipo anfitrión inhalaban amoníaco para sentirse mejor durante los partidos del Mundial.

Esto ocurrió antes del partido contra los españoles, que fueron eliminados sorpresivamente por los rusos mediante tanda de penales después de acabar el partido empatados a un gol por bando.

El diario "Bild" reportó que antes de que los futbolistas locales saltaran al campo contra los croatas se pudo observar cómo varios de ellos se restregaban la nariz, lo que indujo al rotativo a denunciar el uso habitual de amoníaco en el combinado anfitrión.

Esos medios reconocen que el amoníaco, que mejoraría el riego sanguíneo y la capacidad pulmonar, no es una sustancia que esté tipificada como prohibida por el reglamento antidopaje de la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA).

No es la primera vez que el fútbol ruso es considerado sospechoso de dopaje, pues en el 2016 la FIFA abrió una investigación de una trama en la que estarían implicados 11 jugadores citados por el informe McLaren de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA).

Entre los implicados en la trama figuraría el central del Rubín Kazán, Ruslan Kambólov, que fue convocado para el Mundial, pero fue reemplazado en el último momento por el veterano Serguéi Ignashévich.

El caso de dopaje contra Kambólov, que se retiró de los entrenamientos del combinado por una lesión muscular a tan solo semanas de comenzar el Mundial, fue cerrado por falta de pruebas, según sus abogados.


💬Ver 0 comentarios