Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Unos jugadores de México sonríen durante el entrenamiento del equipo. (AP) (horizontal-x3)
Unos jugadores de México sonríen durante el entrenamiento del equipo. (AP)

Moscú — Por glorioso que haya sido, los mexicanos se esfuerzan por dejar atrás el capítulo del triunfo sobre Alemania, y se concentran en vencer a Corea del Sur. Si lo consiguen, podrían al menos dar un paso firme hacia su clasificación a los octavos de final, su destino ineludible en los mundiales desde 1994.

Tras el inesperado triunfo por 1-0 sobre los alemanes, México comparte el primer puesto del Grupo F junto con Suecia, que venció por idéntico marcador a los surcoreanos.

"Hay que darle la vuelta a la página y hay que tomar lo que sucedió ante Alemania sólo como inspiración y motivación para lo que viene, pero ya pensamos en Corea porque ahí podemos amarrar el pase a la siguiente fase", dijo el volante Marco Fabián antes del entrenamiento del martes. "Estamos preparándonos para eso, van a ser un rival difícil porque tienen jugadores muy rápidos que no te dejan pensar mucho".

Una victoria del Tri, combinada con un empate entre Suecia y Alemania, le aseguraría al menos el segundo puesto del sector y el pase a los octavos de final por séptimo Mundial en fila.

Tas el choque en Rostov del Don ante Corea, los mexicanos cerrarán la primera fase enfrentando a Suecia en Ekaterimburgo.

¿Es posible evitar el exceso de confianza tras una victoria como la del domingo ante los campeones vigentes del mundo?

"Desde el principio veníamos con la intención de ganar todos los partidos, en un Mundial hay que ganarle al que te pongan enfrente", explicó el delantero Raúl Jiménez. "Ahora se vienen dos rivales que se ven menos difíciles y hasta que no pite el árbitro no sabremos qué pasa".

Con su triunfo ante Alemania, los mexicanos aspiran de pronto a algo que lucía como un objetivo desproporcionado: finalizar en el primer puesto del Grupo F. En caso de lograrlo podrían eludir a Brasil, ubicado en el Grupo E, con el que se cruza la llave de los aztecas en los octavos de final.

La realidad es que Brasil comparte ahora el segundo puesto de ese grupo, empatado con Suiza. Serbia marcha en la punta tras la victoria sobre Costa Rica.

"No es algo de ahora, desde el principio queríamos quedar en primero, porque para ser campeones hay que ganar todos los partidos", dijo Jiménez. "Desde un principio hay que tener aspiraciones grandes, nosotros no pensamos en evitar a Brasil, si quieres ser campeón le tienes que ganar al de enfrente".

México sostendrá una práctica más en Moscú antes de viajar el jueves a Rostov, donde el sábado se enfrenta a Corea del Sur.


💬Ver 0 comentarios