La Celeste se impuso en la recta final, con un gol de cabeza de José Giménez en el minuto 89

Rostov Del Don, Rusia — Se aceptan apuestas. ¿Con la clasificación en la segunda ronda en la mira, habrá un cambio, dos o ninguno en el mediocampo cuando  Uruguay enfrente el miércoles a Arabia Saudí en la Copa Mundial?

Abundan las conjeturas de que el técnico Oscar Washington Tabárez haría ingresar a Cristian Rodríguez y Carlos Sánchez por Giorgian de Ascarraeta y Nathian Nández, dos de los integrantes de un renovado sector medio con el que se trataba de darle más dinamismo al traslado del balón.

Victorioso 1-0 en su debut ante Egipto, Uruguay podría asegurarse la clasificación prácticamente en Rostov del Don si doblega el miércoles a los saudíes, que vienen de perder 5-0 ante Rusia.

El gol ante los egipcios llegó en el último minuto, en que arreciaban los ataques de un Uruguay que había mejorado mucho tras los ingresos de Sánchez y del “Cebolla” Rodríguez, de 33 y 30 años respectivamente, por de Ascarraeta y Nández, de 24 y 22.

El “Maestro” Tabárez tiene que decidir ahora si le da un voto de confianza al mediocampo joven que empezó a usar en la recta final de las eliminatorias o si va a lo seguro y apuesta a la experiencia de Rodríguez y Sánchez.

Ante Egipto, la nueva camada de volantes no apoyó a los delanteros Luis Suárez y Edinson Cavani como se esperaba. No los surtieron de buenos balones ni les abrieron espacios.

“Mati y yo estuvimos un poco nerviosos por el debut. No quisimos salir para no quedar lejos de la defensa y eso nos jugó un poco en contra”, admitió Rodrigo Betancur, el joven de 20 años que da sus primeros pasos en la Juventus tras pasar por Boca Juniors en Argentina. “Esperemos que el equipo que juegue contra Arabia Saudí sea más compacto”.

Rodríguez y Matías Vecino son los volantes de contención y ninguno de los dos parece estar en duda. El déficit de Uruguay ante Egipto estuvo del medio hacia arriba.

A Ascarraeta y a Nández se les achaca que no abrieron lo suficiente la cancha y se dice que Rodríguez y Sánchez, dos jugadores menos dúctiles pero muy aplicados tácticamente, podrían hacerlo más eficazmente.

El objetivo ante los saudíes, según Betancur, es que “la pelota salga lo más limpia posible y le llegue rápido” a Suárez y Cavani, que estuvieron varias veces cerca de anotar pero fallaron en la puntada final o tropezaron con la buena actuación del arquero egipcio en la primera fecha.

 Los sauditas, dirigidos por el argentino Juan Manuel Pizzi, no mostraron mucho ante Rusia. Desde esa perspectiva, esta podría ser una buena oportunidad de darle a de Ascarraeta y Nández la posibilidad de ganar confianza.

Pero en un Mundial donde los grandes van a los tumbos, no se puede dar nada por descontado y todo parece apuntar a que Tabárez apostará a la experiencia.

En cuanto a los sauditas, se pegaron un susto en el traslado a Rostov, luego de una falla en un motor del avión que los conducía.

Guiándose por los antecedentes, la continuidad de Pizzi está comprometida. En el Mundial de Francia 1998, los sauditas despidieron al técnico Carlos Alberto Parreira tras perder los primeros dos partidos de la fase de grupos, sin miramientos a que había sacado campeón a su natal Brasil cuatro años antes.

"Estuvimos muy lejos de lo que pretendíamos”, se lamentó Pizzi tras la derrota en el partido inaugural ante los anfitriones. “Tenemos que levantarnos y sacarnos de esta situación de vergüenza”.


💬Ver 0 comentarios