Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

El entrenador de Rusia, Stanislav Cherchesov, ha tratado de renovar un equipo que tuvo uno de los mayores promedios de edad en la Euro de 2016. (horizontal-x3)
El entrenador de Rusia, Stanislav Cherchesov, ha tratado de renovar un equipo que tuvo uno de los mayores promedios de edad en la Euro de 2016. (AP)

Moscú — Ninguna selección rusa ha avanzado más allá de la fase de grupos desde la era soviética. Y una ola de lesiones ha dejado al técnico nacional Stanislav Cherchesov con pocas alternativas en la zaga o el ataque.

El panorama no luce alentador para el país anfitrión de la próxima Copa del Mundo, al menos en la cancha.

Hay más preocupaciones que virtudes futbolísticas en la selección, y las esperanzas de los rusos acerca de su desempeño se han desplomado desde que la nación obtuvo el derecho de organizar el Mundial. En 2010, se percibía potencial en la selección, tras avanzar a las semifinales de la Eurocopa de 2008. Parecía un renacimiento del fútbol de Rusia, el país más poblado de Europa y una nación con una rica historia en este deporte.

Pero el gigante siguió dormido. Y sus encuentros, lejos de ser atractivos, invitan también a dormir.

Durante la Euro de 2016, se habló más de Rusia por los actos violentos de sus hinchas que por su desempeño en el campo, con una estrategia ultradefensiva.

En diciembre, Rusia por lo menos pareció correr con suerte durante el sorteo realizado en el Kremlin. Inaugurará el Mundial el 14 de junio, enfrentando a Arabia Saudí, la única selección que ocupa un peor lugar en el ranking de la FIFA dentro de las clasificadas a la Copa del Mundo. Uruguay luce como el rival más fuerte del Grupo A, que completa Egipto.

Pero a juzgar por los recientes partidos amistosos, la defensa rusa pasará penurias para frenar a dos de los arietes más certeros del fútbol mundial: el uruguayo Luis Suárez y el egipcio Mohamed Salah.

Incluso si Rusia se clasifica a los octavos de final, probablemente lo esperará ahí un rival formidable: Portugal o España.

La plantilla para el Mundial incluye casi exclusivamente a jugadores que militan en la liga local, donde un límite al número de extranjeros que pueden jugar eleva los salarios para los futbolistas rusos. Los defensores de estos límites afirman que se garantiza así una oportunidad justa para que los jóvenes rusos desarrollen su carrera. En cambio, los críticos señalan que se reduce la competencia entre los clubes, y los jugadores locales terminan por volverse autocomplacientes, al no enfrentar tanta competencia.

Una mirada a la selección de Rusia:

Técnico

Cherchesov ha tratado de renovar un equipo que tuvo uno de los mayores promedios de edad en la Euro de 2016. El exarquero de la selección ha logrado que algunos jóvenes, como Roman Zobnin y Alexander Golovin, sean integrantes clave del equipo.

Sin embargo, no ha conseguido que ese potencial se traduzca en un buen desempeño. Las lesiones han derivado en cuestionamientos hacia su táctica de usar tres defensas centrales, dado que los reemplazos de los jugadoreslastimados han evidenciado fragilidad en los encuentros amistosos.

Arqueros

El capitán Igor Akinfeev saltó a la fama como el portero de 22 años que realizó varias atajadas asombrosas para que Rusia llegara a la ronda de los cuatro mejores en la Euro de 2008. Se vislumbraba que se iría al extranjero, pero Akinfeev ha pasado toda su carrera con el CSKA de Moscú.

Además, el guardameta ha mostrado propensión a errores en encuentros cruciales. Se recuerda por ejemplo un balón que soltó de manera inexplicable para que Corea del Sur anotara en el Mundial de 2014.

Defensores

Las lesiones han diezmado la zaga rusa. Los centrales Viktor Vasin y Georgy Dzhikiya han sufrido lesiones graves de rodilla. En su lugar, el trío conformado por Fyodor Kudryashov, Roman Neustaedter y Vladimir Granat fue abrumado por Francia en un partido amistoso que Rusia perdió por 3-1 en marzo.

Yuri Zhirkov podría jugar de inicio como lateral izquierdo, mientras que Mario Fernandes, nacido en Brasil jugaría por la derecha.

Mediocampistas  

Zobbin y Golovin representan el mejor talento emergente de Rusia.

Golovin, volante creativo del CSKA de Moscú, tiene 21 años y pareció abrumado en la Euro de 2016. Ahora luce más experimentado.

Denis Glushakov jugaría más adelantado que en el Spartak de Moscú, por lo que enfrentaría presiones como el principal contención. Alan Dzagoev, quien llegó a ser considerado uno de los jóvenes más brillantes de Europa, tiene ahora 27 años y cuenta con la oportunidad de brillar en la escena internacional.

Delanteros

La lesión de Aleksandr Kokorin ha reducido drásticamente las opciones al frente. Fyodor Smolov, el mejor goleador de la liga rusa en las últimas tres campañas, luce como la alternativa más clara. En cambio, Dmitry Poloz y Anton Zabolotny no han convencido.

Es posible aún que Cherchesov convoque a Artyom Dzyuba, quien suma 11 tantos durante 22 partidos de Rusia pero se enfrascó en una agria disputa con la directiva del Zenit de San Petersburgo, que terminó cediéndolo a préstamo.

Los partidos

Los anfitriones ponen en marcha el certamen ante Arabia Saudita, el 14 de junio, en Moscú, cerca de su concentración. Rusia, que alcanzó los cuartos de final en 1958, 1962 y 1970 como la Unión Soviética, se medirá después con Egipto el 19 de junio en San Petersburgo y Uruguay el 25 de junio en Samara.


💬Ver 0 comentarios