Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

El delantero es la figura clave de Egipto y responsable del regreso del país a una Copa del Mundo

Kiev— La primera final de la Liga de Campeones en la carrera de Mohamed Salah terminó con dolor y llanto para el astro del Liverpool. Y ahora, parece que está también en riesgo su sueño de disputar la Copa del Mundo. 

El egipcio, de quien se esperaba un papel protagónico en la final del sábado, se marchó de la cancha con lágrimas y un dolor evidente. Se llevó las manos al rostro antes de señalar hacia su hombro. 

La lesión vino en un forcejeo con el capitán del Real Madrid, Sergio Ramos. Salah recibió atención pero se desplomó cuatro minutos después y se marchó del partido a los 30, con el marcador empatado sin goles. 

El Real Madrid terminó imponiéndose por 3-1 para coronarse por tercer año consecutivo. 

Ramos, el experimentado zaguero, sujetó del brazo derecho a Salah mientras ambos perseguían el balón. El delantero egipcio cayó descompuesto sobre su hombro izquierdo. 

No se mostró a Ramos la tarjeta amarilla en la jugada. 

Se desconoce la gravedad de la lesión de Salah. 

La selección egipcia informó mediante su cuenta de Twitter que Salah se torció los ligamentos del hombro. Sin embargo, el equipo manifestó optimismo en que el delantero pueda participar en la Copa del Mundo que comienza el mes próximo. 

El médico de la selección egipcia Mohammed Abulela dijo que se había comunicado con el equipo médico de Liverpool, el cual le informó que Salah se sometería a radiografías y otros análisis en las próximas horas, a fin de determinar la gravedad del problema y de definir el mejor tratamiento posible. 

Pero el técnico de Liverpool, Jurgen Klopp, no se mostró tan optimista. 

Opinó que “cualquier cosa es posible”, pero reconoció que está en duda la participación de Salah en el Mundial. 

Se esperaba que esta final fuera un duelo entre Salah y Cristiano Ronaldo, el astro del Real Madrid, quien le dio una afectuosa palmada en la cabeza al egipcio cuando abandonaba el campo. 

Salah anotó 10 goles esta temporada en la Liga de Campeones. Lo más cerca que se quedó de marcar en la final fue poco antes de su lesión, cuando le taparon un disparo. 

Cobró un tiro de esquina que Virgil van Dijk remató muy desviado con la cabeza. 

Fue reemplazado por Adam Lallana, quien se había recuperado recién de una lesión de muslo. 

La selección de Egipto, que se prepara para su primera Copa del Mundo desde 1990, publicó en Twitter una fotografía de Salah, acompañada por el texto: “Alíviate pronto”. 

Egipto enfrentará a Uruguay en su primer cotejo del Grupo A, el 15 de junio, antes de medirse a la anfitriona Rusia y a Arabia Saudí. 

Asimismo, los egipcios tienen pactados encuentros amistosos ante Colombia el 1 de julio y frente a Bélgica cinco días después. 

El derribo que lastimó a Salah provocó furia en Egipto, donde el jugador es un héroe nacional. 

“Ramos es un perro”, fue una de las principales tendencias en Twitter dentro de Egipto, donde llovieron los insultos al defensa del Madrid. 

Efectivamente, Ramos tiene mala reputación en temas de rudeza. El año pasado rompió el récord de tarjetas rojas en la Liga española. 


💬Ver 0 comentarios