El iraní Sardar Azmoun se lamenta durante el partido por el Grupo B del Mundial 2018 entre Irán y Portugal el lunes 25 de junio de 2018 en Saransk, Rusia. (AP) (horizontal-x3)
El iraní Sardar Azmoun se lamenta durante el partido por el Grupo B del Mundial 2018 entre Irán y Portugal el lunes 25 de junio de 2018 en Saransk, Rusia. (AP)

Teherán— El bullying cibernético le ha costado a Irán la pérdida de uno de sus mejores jugadores.

Sardar Azmoun dijo el jueves que no volverá a la selección nacional. El atacante de 23 años fue víctima de numerosos ataques en redes sociales después de no marcar en ninguno de los tres partidos de Irán en el Mundial.

Recibió mensajes obscenos y burlas por su supuesta falta de impacto durante el torneo.

Azmoun dijo que su madre se estaba recuperando de una grave enfermedad, pero los insultos le provocaron una recaída. “Escojo a mi madre” por encima del fútbol, escribió el jugador en Instagram.

El atacante del Rubin Kazán llegó al torneo como la mayor amenaza del equipo y tiene 23 goles en 36 apariciones con su selección.

Otro delantero, Reza Ghoochannejhad de 30 años, dijo que tampoco volverá a la selección. No vio acción en ninguno de los tres partidos.

“Mi mentalidad, mi personalidad y mi orgullo no me permiten”, vestir de nuevo la camiseta de la selección iraní, indicó mediante un comunicado en Instagram.

Ghoochannejhad no aclaró si su reacción se debe a los insultos en internet o a la decisión del técnico Carlos Queiroz de no utilizarlo durante el Mundial.


💬Ver 0 comentarios