Juan “Chi Chi” Rodríguez brilló en el Senior PGA Tour, lo que hoy es conocido como el Champions Tour. (GFR Media)

Hace 59 años, en el 1960, Juan Antonio “Chi Chi” Rodríguez se hizo golfista profesional, un paso que abrió su hoja de ruta para finalmente convertirse en el mejor golfista nacido en Puerto Rico.

Casi seis décadas más tarde, otro golfista boricua, Rafael “Rafa” Campos, aseguró el fin de semana pasado un lugar para competir en la próxima temporada del PGA Tour, el mejor circuito profesional que reúne a los mejores jugadores del mundo.

Desde ese entonces, ningún otro puertorriqueño ha logrado una tarjeta para participar en el PGA Tour hasta la gesta de Campos el pasado fin de semana.

Rodríguez, nacido el 23 de octubre de 1935 en Río Piedras, en el seno de una familia de escasos recursos, trabajó desde muy jovencito como caddie, lo que fue vital para que diera los primeros pasos en el deporte del golf. En 1954, a los 19 años, Rodríguez ingresó al Ejército de los Estados Unidos. En sus tiempos libres, tuvo la oportunidad de visitar varios campos de golf y siguió practicando arduamente para así afinar sus destrezas como jugador.

Más tarde, tras cumplir el servicio militar, consiguió una oportunidad para trabajar en el campo del Dorado Beach Resort. Allí, el golfista profesional de la PGA Tour, Pete Cooper, lo apadrinó y lo ayudó a conseguir patrocinadores para su carrera, y fue entonces que pudo ingresar como profesional de la PGA Tour en 1960.

El boricua, en su paso por la PGA Tour, se agenció la victoria en ocho eventos oficiales entre 1963 y 1979. Su primera gran victoria la logró a los 28 años, en el 1963, en el Abierto de Denver.

En la campaña de 1964, tuvo su mejor momento en la gira. Ganó dos torneos y terminó entre los mejores 10 del PGA Tour en premios ganados, además de una gran victoria en el Western Open sobre Arnold Palmer. Su último triunfo en la gira fue el Abierto de Tallahassee en el 1979.

En los inicios de su carrera, Chi Chi se destacó por ser un jugador carismático y de muy buen sentido del humor, lo que lo convirtió en uno de los querendones de los fanáticos. Chi Chi acostumbró a poner su inseparable sombrero Panamá sobre cada hoyo del campo siempre que lograba un birdie o un eagle. Pero, al enterarse que esa costumbre no caía muy bien en el resto de sus pares competidores, Chi Chi decidió inventar el ‘baile del torero’. En esa celebración, usaba el palo de golf como si fuera una espada y hacia un movimiento en el que atacaba a la bolita de golf como si fuera un toro, una vez completado un birdie o un eagle. Esa se convirtió en su tarjeta de presentación.

En el 1985, Chi Chi fue elegible para jugar en el Senior PGA Tour, ahora conocido como el Champions Tour, en donde ganó 22 torneos entre el 1986 hasta el 1993. En ese circuito, su año de novato en el 1986 fuegrandioso: logró estar entre los mejores 10 jugadores en 23 de 25 torneos, y ganó tres de ellos. En el 1987, ganó siete eventos, incluyendo el Senior PGA Championship. En 14 eventos de la gira ese año, terminó entre los mejores tres golfistas y lideró la lista de dinero ganado.

El golfista boricua ha recibido un sinnúmero de premios y reconocimientos internacionales por el gran legado que ha dejado en su historial como jugador profesional. En 1988 fue reconocido como El Hombre Hispano del Año. Y en 1992, entre muchos otros premios, fue electo al Salón de la Fama Mundial del Golf, primer puertorriqueño en lograr dicha gesta.


💬Ver 0 comentarios