Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Empezar a cuidar la piel del sol a los 30 es como regar una planta marchita. Los tratamientos para borrar las manchas, los surcos y las arrugas, y atenuar el envejecimiento son prácticamente inútiles cuando la piel ha sido castigada en la juventud por los rayos ultravioleta.


💬Ver 0 comentarios