Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Enrique Amy mantiene su oficina en la calle Concordia de Ponce, de donde es oriundo. (Luis Alcalá del Olmo)

La primera vez que Enrique Amy se enfrentó a una lesión deportiva era un joven que hacía su residencia como estudiante de Medicina de la Universidad de Pittsburgh.


💬Ver 0 comentarios