Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (default-x3)
Mario "Quijote" Morales y su hijo Fernando previo al partido de ayer de Guaynabo en la Liga de Voleibol Superior. (Especial GFR Media / Alberto Bartolomei)

¡Qué tributo!

El acomodador de los Mets, Fernando Morales, le preparó una sorpresa inolvidable a su padre, el legendario baloncelista Mario “Quijote” Morales.

Fernando, quien el viernes participó en el debut del voleibol Superior 2014, jugó con Guaynabo por primera vez en su carrera, un anhelo pues su padre vistió la camiseta de Guaynabo con honor durante muchos años.

Era claro que Fernando estaría ayer emulando a Quijote, y también a su madre, la exvoleibolista María “Beba” López, quien jugó en Guaynabo en los 80.

También era claro sería un momento especial pues la cancha del juego era la Mario “Quijote” Morales de Guaynabo, en donde Fernando creció mientras su padre tiraba brincado desde el tiro libre, metía la bola de afuera y reboteaba bien para su poco salto.

La sorpresa estuvo en que Fernando escogió vestir el número 15 en Guaynabo, el mismo número que Mario vistió durante tanto tiempo.

¿Y saben cómo Mario se enteró de la sorpresa? Por las bocinas de la cancha. 

"Cuando entré a la cancha estaban anunciando a los jugadores  del partido y ahí lo escuché 'con el número 15'. Fue un momento bien emocionante", dijo Quijote Morales.


💬Ver 0 comentarios