Juan Carlos Díaz (izquierda) posa con el agente Charlie Benítez. (horizontal-x3)
Juan Carlos Díaz (izquierda) posa con el agente Charlie Benítez.

Acumular 5,000 victorias en la hípica puertorriqueña no es cosa que deba tomarse a la ligera.

Así lo atestiguó el jinete Juan Carlos Díaz, quien el sábado se convirtió en el primer boricua en lograr esa mítica cifra en la isla sobre el lomo del tresañero importado None Like Curry como parte de la tanda hípica en el Hipódromo Camarero, en Canóvanas.

“Yo me siento orgulloso y bien contento de llegar a esta cifra. Es bien difícil lograr esta hazaña. Hay que trabajar duro porque la profesión de jockey es bien difícil y sacrificada y la competencia es dura”, apuntó el atleta, que tiene 23 años de carrera.

Díaz indicó que los jinetes que lo siguen en victorias acumulan unas 3,000 y llevan más tiempo montando, por lo que entiende que su cifra será difícil de igualar próximamente. Asimismo, compartió que está a dos clásicos para llegar a las 200 victorias.

“Desde el 2001 para acá -prácticamente- llevo siendo el líder entre los jockeys (en Puerto Rico), y he promediado más de 200 carreras (victorias) por año. Los jinetes que me siguen tienen como dos mil y pico o 3,000 y llevan más años montando. Creo que para sobrepasarme va a pasar mucho tiempo”, declaró en entrevista telefónica con El Nuevo Día. 

Según datos de la Administración de la Industria y el Deporte Hípico de Puerto Rico, el jinete que le sigue en victorias a Díaz es Edwin Castro Burgos, quien hasta antes de la tanda hípica del sábado acumulaba 3,397 triunfos.

Luego de la victoria 5,000, el jinete montó tres ejemplares más. En la tercera carrera, llegó primero con Cabildero. En la cuarta carrera, finalizó tercero sobre Space Shuttle y en la séptima, arribó segundo sobre Sicilia Connie.

Mañana, lunes, volverá a la carga con cuatro montas: Chica Linda en la segunda, Darlablue en la tercera, North End en la cuarta y Beauziggity en la sexta.

Cuida su rodilla

El jinete de 41 años sostuvo que decidió tomar el día libre hoy, domingo,  para darle descanso a su rodilla derecha, la que se lastimó hace una semana y se volvió a lacerar ayer. “Gracias a Dios no tengo fractura, pero tengo un músculo desgarrado. Estoy tomando medicamentos y me pongo hielo para mejorar”, dijo.


💬Ver 0 comentarios