Marifé Torres terminó con 292 golpes, ocho sobre par. (AP) (semisquare-x3)
Marifé Torres terminó con 292 golpes, ocho sobre par. (AP)

Tener la oportunidad de competir en su primer Abierto de Estados Unidos ha significado para la golfista puertorriqueña María Fernanda “Marifé” Torres una experiencia enriquecedora en todos los sentidos.

“Ha sido una buena experiencia jugar en la edición número 74 del U.S. Open, que es mi primero como profesional. Ha sido increíble. Verdaderamente, no hay palabras. Ha sido una semana larga e intensa, pero buena. Son pequeños pasos en los que uno sigue aprendiendo”, declaró el domingo Torres a El Nuevo Día al cerrar su participación en este torneo empatada en la posición 60 con 292 golpes, ocho sobre par.

El Abierto de Estados Unidos es parte del Ladies Professional Golf Association (LPGA) Tour, el principal circuito de golf profesional femenino.

 El torneo de este año fue ganado hoy, domingo, por la surcoreana Jeongeun Lee6 con 278 golpes, seis bajo par.

Torres, que debutó como profesional el pasado año cuando se convirtió en la primera boricua en lograrlo, destacó que la competencia que enfrentó y las dificultades que le brindó el terreno del Country Club de Charleston (Carolina del Sur) hicieron del torneo uno retante. Asimismo, expuso que la parte más difícil fue hacer el corte.

Hizo el corte

“Los primeros dos días fueron intensos en el sentido de que tienes que hacer el ‘cut’ (corte) para pasar a las terceras y cuartas rondas. Pero después de eso estás  más relajado”, dijo.

Torres, cuyo próximo torneo será el ShopRite en Nueva Jersey, recalcó que la experiencia de su primer Abierto de Estados Unidos la ayudará a mejorar su juego y a ganar más confianza. “Hay que seguir los ajustes para los próximos eventos. A veces son ajustes del manejo del tipo de campo. Es un ajuste aquí y otro allá. Hay que seguir trabajando”, puntualizó la golfista de 24 años.


💬Ver 0 comentarios