El dominicano Joel Rosario celebra a bordo de Sir Winston, ganador del Belmont Stakes. (semisquare-x3)
El dominicano Joel Rosario celebra a bordo de Sir Winston, ganador del Belmont Stakes. (AP / Steven Ryan)

NUEVA YORK - Sir Winston le dio otro giro inesperado a la Triple Corona al remontar en la recta para quedarse este sábado con la victoria en el Belmont Stakes, a pesar de que estaba 10-1 en las apuestas.

El triunfo le dio al entrenador Mark Casse las últimas dos gemas de la Triple Corona para tresañeros. Ganó el Preakness con War of Will, que se esperaba que contendiera con el favorito, Tacitus, en el Belmont.

En lugar de eso, fue el otro potro de Casse el que tomó la cima después de una monta conservadora del dominicano Joel Rosario, para derrotar por un cuerpo a Tacitus, que llevó sobre el lomo al jinete puertorriqueño José Luis Ortiz. Joevia, otra sorpresa, se quedó en el tercer puesto y Tax, montado por Irad Ortiz, Jr. llegó en cuarto. John Velázquez arribó octavo con Intrepid Heart.

La Triple Corona le pasó factura a War of Will, que compitió en las tres carreras. Finalizó noveno entre los 10 caballos que partieron.

El Belmont puso fin a una entretenida e inusual Triple Corona que vio una descalificación en el Kentucky Derby  y a un caballo sin jinete en el Preakness.

Eso avivó el interés en el hipismo a pesar de que no había posibilidad de lograr la tercera Triple Corona en los últimos cinco años, después de que Justify la consiguiera el año pasado y American Pharoah en 2015. La Triple Corona arrancó con la descalificación de Maximum Security por invadir la línea de carrera de otros ejemplares. La protesta prosperó y los jueces le dieron el triunfo a Country House.

En esa prueba Tacitus arribó tercero, igualmente con José Luis Ortiz en los controles. Luego, el Preakness resultó también con un ganador distinto, War of Will, que era favorito en Kentucky pero había sido víctima de la interferencia de Maximum Security en la primera gema de la Triple Corona.

En el Preakness, disputado en el hipódromo de Pimlico en Baltimore, no corrió el ganador del Derby, Country House, por enfermedad. Mientras, Bodexpress, el caballo que montó el puertorriqueño John Velázquez, corrió casi toda la prueba sin jinete luego de que el miembro del Salón de la Fama cayera de la silla justo en la salida. Velázquez pudo ponerse de pie y salir de la pista, sin sufrir lesiones mayores. El favorito de esa carrera, Improbable, llegó sexto.


💬Ver 0 comentarios