Rafael Campos iniciará su participación en el PGA Tour en el próximo mes de septiembre. (Ramón “Tonito” Zayas)

Luego de ocho años de arduo trabajo y altas y bajas en el golf profesional, el puertorriqueño Rafael “Rafa” Campos logró uno de los sueños que cualquier golfista desea vivir: clasificar al circuito principal de este deporte, el PGA Tour.

Campos lo consiguió este fin de semana, cuando hizo el corte para el Portland Open, lo que le garantizó terminar entre las primeras 25 posiciones del Korn Terry Tour, considerada la segunda división del golf principal.

Campos será el primer boricua en jugar en el PGA Tour desde que el legendario Juan “Chi Chi” Rodríguez lo hiciera hace varias décadas.

Llegar hasta aquí no ha sido fácil, según reconoce el propio Campos. Tuvo momentos de muchas dudas, pero agraciadamente no se dejó vencer por la incertidumbre y terminó su temporada en la posición número 18.

Con la alegría de saberse parte de un selecto grupo, y mientras esperaba por un vuelo en el Aeropuerto Internacional Libertad, de Newark, que lo llevaría a la ciudad de Columbus, Ohio, donde jugará su próximo torneo, Campos compartió ayer vía telefónica con El Nuevo Día los sentimientos que lo embargan en esta coyuntura, los momentos de incertidumbre que vivió y cómo se visualiza en el PGA Tour, que comienza en este mes de septiembre.

¿Cómo te sientes con esta clasificación?

—Estoy sumamente contento y un poquito más aliviado, porque estos últimos tres meses fueron bien difíciles ya que no estaba jugando muy bien, estaba haciendo unos cambios con mi entrenador y tenía miedo de que no se me diera (la clasificación) al final de la temporada. Estoy bien contento porque he visto los frutos del trabajo. Por lo menos en dos de los últimos tres torneos en los que llegué séptimo y 11, me dieron mucha confianza y gracias a esos torneos me mantuve bastante bien. Pero no estuve tranquilo hasta el momento en que hice el corte.

¿Qué significa haberla logrado?

—Ohhh. Significa todo. Ha sido mucho sacrificio. He pasado por tanto momentos tan bajos y tan bajos en este deporte, que me alegra que me haya podido mantener. Tener esta tarjeta me quita un peso. Además, quiero poner el nombre de Puerto Rico en alto.

¿Entiendes que esta clasificación llegó en el momento adecuado o crees que pudo haber llegado antes?

—Llegó cuando tenía que llegar. Llevaba cuatro años en el Korn Ferry Tour (segunda división) y los últimos dos años me había puesto en esa posición de poder subir y nunca lo pude hacer. Este año tenía la experiencia y la madurez. Claro que me hubiese gustado llegar antes, pero Dios sabe lo que hace. Todo salió a la hora que tenía que salir.

¿En algún momento pensaste que no ibas a obtener esa tarjeta y dejar todo atrás?

—Claro, eso viene a la cabeza. No puedo negarlo. Especialmente los últimos dos meses, porque después de ganar (a principios de este año) y tener unas semanas bien buenas, como que perdí el juego. Sí, me dio miedo y hubo semanas que pensé que no podría salir. Pero me mantuve estricto haciendo ejercicios y practicando. Me mentalicé en mantenerme enfocado, y gracias a Dios salió.

¿Cuán importante ha sido el apoyo de tu entorno más inmediato?

—Sumamente importante. Este es un juego casi 100 por ciento mental. Los coaches son más bien una parte motivacional y de apoyo, nunca te dicen que estás mal. Y, obviamente, tener a mi familia todo el tiempo es súper importante porque ellos sufren conmigo y saben la presión que enfrento. Tenerlos apoyándome en los momentos malos y animándome es lo que me motiva a seguir.

¿Has tenido la oportunidad de hablar con Chi Chi Rodríguez desde que lograste el corte?

—No he tenido comunicación con él todavía. Hablé con él unos minutitos hace unas cuatro semanas sobre el campo en el que estaba jugando, y de cómo nos iban las cosas. Pero cuando regrese a Puerto Rico (en septiembre), me gustaría sentarme para que me aconseje y sacar cosas positivas para esta nueva etapa.

¿Cómo ves esta próxima temporada?

—Voy con mucha motivación y bien agradecido. Bien agresivo. He jugado muchas semanas corridas con solo cinco días de descanso, pero voy bien motivado porque he trabajado tantos años para llegar hasta aquí y ahora se me dio. No puedo desperdiciar esta oportunidad.

¿Tienes algún modelo como deportista?

José Juan Barea (el enebeísta puertorriqueño). Yo lo admiro mucho. Su estatura tal vez no es la ideal para su deporte, pero sobresale. José es buen amigo, veo la determinación que le pone al juego. Me gusta seguir sus pasos y lo admiro muchísimo. También a Iván Rodríguez (el exjugador de Grandes Ligas). Nosotros hablamos muchísimo y él siempre me envía mensajes y me apoya. Son personas grandes en sus deportes.

¿Cuáles son tus próximos torneos?

—Ahora mismo tengo tres torneos corridos de las finales que otorgan otras 25 tarjetas (al PGA Tour). Básicamente, son esas personas que mantuvieron su tarjeta en el Korn Ferry, que son los mejores 75, con otros 75 que perdieron la tarjeta del PGA Tour. Yo voy básicamente para competir con los otros 24 que también obtuvieron la tarjeta. Voy para mejorar mi número, acabé la temporada número 18 y mientras mejor número, más torneos tienes para jugar el año que viene. Después deestos torneos tengo cinco días libres antes de comenzar la temporada del PGA Tour.


💬Ver 0 comentarios