El delantero es la figura clave de Egipto y responsable del regreso del país a una Copa del Mundo

San Petersburgo— Mohamed Salah tiene la oportunidad perfecta de echar a andar los festejos mundialistas de Egipto y poner a Rusia en vilo con su regreso para el crucial encuentro del martes en la Copa Mundial.

Egipto requiere de su gran talento y capacidad goleadora ya que una derrota pondría fin a cualquier aspiración de clasificarse a los octavos de final,en caso de que Uruguay derrote el miércoles a Arabia Saudí en el otro duelo del Grupo A.

El proceso de recuperación de Salah se ha convertido en una pequeña telenovela para los seguidores egipcios, aunque es comprensible su devoción al tomar en cuenta que marcó 44 goles en 51 encuentros en su primera temporada con el Liverpool y es responsable de 33 anotaciones en sus 57 apariciones con el conjunto nacional. El viernes pasado, los aficionados egipcios observaron con frustración como su equipo se estrelló una y otra vez con el muro uruguayo.

El mismo Salah lució inconsolable y frustrado sentado en el banquillo durante la derrota de su equipo 1-0. No fue la mejor manera de celebrar su 26to cumpleaños.

Egipto no quería arriesgarse a agravar la lesión en el hombro izquierdo de su delantero ante un equipo uruguayo que se caracteriza por ser físico. Pudo ser una buena decisión al considerarse que se enfrentaría a Diego Godín, uno de los defensores más recios del fútbol.

Ahora Egipto puede darle alas a Salah en San Petersburgo ante una defensiva rusa que no es tan avezada.

Los escépticos aficionados rusos buscarán respuestas: ¿El triunfo de 5-0 de la semana pasada sobre Arabia Saudí fue una promesa de tiempos mejores o solo un golpe de suerte?

Salah debutará en el torneo bajo mucha presión, y considerando lo que hay en juego, el goleador del Liverpool podría sentirse en una final.

Y querrá aprovecharla, especialmente después de que su intento por ganar la Liga de Campeones el mes pasado se vio frustrado después de ser derribado por el defensor del Real Madrid Sergio Ramos, obligándolo a salir del campo en la primera mitad.

Sin embargo, la ausencia obligada de Salah generó cierto tipo de compensación.

No ha jugado desde el 26 de mayo, por lo que llega descansado después de una extenuante temporada con su club inglés.

En caso de que Egipto obtenga un resultado contra Rusia, los “Faraones” tendrán la confianza para vencer el próximo lunes a Arabia Saudí, en especial con Salah al frente.

En tanto, Denis Cheryshev probablemente nunca pensó que el resto de Rusia lo seguiría tan de cerca.

Desde que marcó sus dos brillantes goles ante Arabia Saudí, el extremo izquierdo ha sido una presencia constante en los programas de televisión y su rostro comienza a hacerse conocido.

Fueron sus dos primeras anotaciones con el equipo nacional — y duplican el total que marcó su padre, el delantero Dmitri Cheryshev, durante una breve participación de 10 partidos con la selección.

Ahora los aficionados esperarán más de él, y Cheryshev hijo podría no tener más opción que aceptarlo.

Es posible que el momento de Cheryshev finalmente haya llegado a los 27 años, y alcance el potencial que alguna vez vio el Real Madrid en él al firmarlo en 2008 cuando apenas tenía 18 años de edad.

El Madrid se lanzó sobre él después de que se destacó con las selecciones menores, al marcar 16 goles en 27 juegos con el conjunto Sub18.

Después de más de 100 partidos en la cantera del Madrid, finalmente llegó al primer equipo, pero solo tuvo dos apariciones y nunca más recibió otra oportunidad. El mismo destino ha sentenciado a muchas otras estrellas en Madrid, y fue cedido a préstamo en varias ocasiones hasta que finalmente se integró de manera permanente al Villarreal en 2016.

Pero si continúa marcando goles espectaculares con Rusia, la carrera de Cheryshev podría despegar nuevamente.


💬Ver 0 comentarios