(semisquare-x3)
Serena Williams celebra su reciente triunfo en el Abierto de Estados Unidos. (AP)

NUeva York Serena Williams comenzó en forma dubitativa su duelo del martes, correspondiente a los cuartos de final del US Open. Sus disparos carecían de la precisión habitual. Su actitud parecía menos determinada. 

Estaba frente a la última tenista que la había vencido en Flushing Meadows. Constantemente miraba hacia su entrenador, como si buscara soluciones. 

Después de apenas 20 minutos, Williams estuvo en riesgo de quedar abajo por dos quiebres. Poco después, el resultado del encuentro no estaba en duda. Iba a ser un triunfo de la estadounidense, 23 veces monarca de torneos del Grand Slam, quien tenía el control absoluto. 

Williams se sacudió de algún modo la inconsistencia inicial y dio la vuelta al encuentro al ganar ocho games seguidos. Terminó doblegando 6-4, 6-3 a la checa Karolina Pliskova (8va preclasificada), para instalarse en las semifinales. 

Fue el primer triunfo de Williams sobre una jugadora ubicada entre las 10 mejores del ranking en esta temporada. 

“Realmente yo no estaba jugando un gran encuentro”, reconoció Williams, quien estuvo a un punto de verse abajo por 4-1. “Yo pensaba: ‘Puedes jugar mejor’. Y ésa fue la buena noticia”. 

De hecho, Williams quedó en desventaja por 4-2 luego de cometer 22 de sus 30 errores no forzados en el primer set. 

Pliskova trató de explicar qué le ocurrió a Wiliams. 

“Quizás estaba un poco nerviosa”, dijo. 

Sí, tal vez. Pero no duró mucho. 

La checa tiene un tremendo saque y pegada, algo que la colocó fugazmente como primera del ranking de la WTA. Fue finalista en este torneo en 2016, cuando superó a Williams en semifinales. 

Williams, de 36 años, no jugó en Nueva York hace un año. Durante el torneo, dio a luz a su hija. 

Y en 2015, la estrella norteamericana fue eliminada sorpresivamente en semifinales por Roberta Vinci, con lo que no consiguió completar los cuatro cetros del Grand Slam en un mismo año. 

“Bueno, simplemente quiero pasar de las semifinales acá. Las últimas dos han sido muy complicadas para mí”, confesó Williams. “Pero sin importar esto, el torneo ha sido maravilloso. 

La rival de Williams por el boleto a la final será la letona Anastasija Sevastova, quien echó en la jornada a la campeona defensora, Sloane Stephens. 


💬Ver 0 comentarios