Tiger Woods realiza un drive durante el torneo que culminó hoy, domingo, en Atlanta. (AP / John Amis) (semisquare-x3)
Tiger Woods realiza un drive durante el torneo que culminó hoy, domingo, en Atlanta. (AP / John Amis)

Atlanta — Un repunte que ni el propio Tiger Woods podía vaticinar hace un año. Una caótica celebración que no se había visto ni siquiera en las épocas más gloriosas del golf.

Woods coronó al fin su retorno al golf, tras un recorrido sinuoso que incluyó cuatro cirugías de espalda y que desembocó el domingo en una actuación que se asemejó a las mejores de su laureada carrera. El astro construyó una delantera de cinco golpes y la logró preservar para llevarse el Campeonato del Tour. 

Tras conseguir un par, Woods firmó una tarjeta de 71 golpes bajo par, uno arriba. Se impuso así por una diferencia de dos golpes a Billy Horschel. 

Fue la victoria número 80 de Woods en la Gira de la PGA pero su primera en más de cinco años. 

“Estuve luchando ahí. Me encantó todo lo que ocurrió en este torneo”, comentó.


💬Ver 0 comentarios