(semisquare-x3)
En la foto desde la izquierda, la directora de la Compañía de Turismo, Carla Campos, Sarah Hartmann de Ironman Foundation y Alejandro Velázquez, socio de BN Sports, productores de evento. (Juan Luis Martínez Pérez)

Tres pacientes de Parkinson puertorriqueños harán historia mañana al participar en una prueba de triatlón en San Juan, una muestra de superación y de cómo el deporte puede ayudar a combatir losas como esa grave enfermedad.

El Ironman 70.3 Puerto Rico es un reto para Alfredo Ruiz, Samuel Ubin y Juan Mora, tres personas que padecen Parkinson de la isla que a pesar de sus limitaciones competirán en esta exigente prueba deportiva.

La competición comenzará con 1.2 millas (1.9 kilómetros) a nado, 56 millas (90 kilómetros) sobre la bicicleta y 13.1 millas (21 kilómetros) para completar la prueba corriendo.

La dureza de la prueba hace que estos tres participantes se dividan las especialidades, por lo que uno nadará, otro será el encargado de la bicicleta y el tercero termine la prueba corriendo.

Los tres señalaron en entrevista con Efe que con su participación lanzan un mensaje a la sociedad de que una enfermedad, a pesar de ser de la importancia del Parkinson, no es el final de la vida de las personas y que el deporte puede servir como herramienta para la superación de las dificultades.

"Lo hago para demostrar que la vida no termina con una enfermedad", señaló Alfredo Ruiz, de 48 de edad y desde los 26 con la enfermedad de Parkinson, quien será el encargado de la prueba de ciclismo mañana.

El caso de Alfredo es el de un profesional que vio con los años condicionado su trabajo y vida cotidiana, pero que no tuvo más remedio que luchar tras el diagnóstico de la enfermedad.

Después de años de combatir el Parkinson, Alfredo decidió entrenar ciclismo y mañana culminará meses de entrenamiento en una prueba que es un reto contra él mismo.

Samuel Ubin, de 45 de edad y desde los 16 con Parkinson, era profesional del béisbol en las grandes ligas de Estados Unidos, en Detroit, una carrera truncada con la enfermedad que no le ha impedido seguir, en este caso entrenando natación, una disciplina que le ayuda a sobrellevar sus problemas físicos.

El tercero es Juan Mora, de 41 de edad y desde los 24 con Parkinson, que es el responsable de terminar la prueba corriendo.

"A veces no sé ni cómo lo hago. Paso de no poder ni moverme a estás corriendo", señala Juan, un artista gráfico que asegura que se motiva a estos retos por sus hijos.

"Es un reto", señala Samuel, que a pesar de sus limitaciones se desempeña siempre que puede como trabajador social

Los tres estarán mañana en el triatlón de San Juan junto a profesionales para mostrar que el deporte es un incentivo y una forma de superación personal.


💬Ver 0 comentarios