(semisquare-x3)
Rafael Nadal. (AP)

Melbourne, Australia — Fue fascinante escuchar a Novak Djokovic detallar lo que será medirse contra Rafael Nadal en la final del Abierto de Australia.

“La intensidad que trae a la pista es inmensa”, dijo Djokovic. “Sin duda alguna, es el tenista más intenso que he visto y me haya tocado enfrentar”.

“Te obliga estar alerta, para decirlo así, desde el mismísimo primer punto”, añadió. “No te permite sentirte cómodo en el partido”.

Suena idénticamente a la manera que otro podría describir competir ante Djokovic.

Cuando Djokovic, el número uno del mundo, enfrente a Nadal, el número dos, la noche del domingo en la arena Rod Laver por el título del torneo, se detectarán varias diferencias, incluyendo la más obvia: Djokovic es derecho, Nadal es zurdo. Las similitudes son las más intrigantes, sobresaliendo la habilidad que tienen para defenderse con los dientes para pasar a la ofensiva estampando golpes que hacen que uno diga: "¡¿Cómo pudo poner la pelota ahí?!". Los dos se plantan firmes desde la línea de fondo, y se entregan a un combate por cada punto, cargado de garra y fervor, como si el desenlace del partido dependiera de cada contacto con la raqueta.

Este será su 53er duelo, la mayor cantidad entre dos varones en la era profesional. Djokovic lidera 27-25.

Será su 26to en pista dura. Djokovic aventaja 18-7.

Será su 15to en un grande, empatando un récord. Nadal lidera 9-5.

Será su octavo en una final de Grand Slam. Nadal lidera 4-3.

Será su segunda en una final del Abierto de Australia. Djokovic ganó un partido de cinco sets en 2012 que duró 5 horas y 53 minutos, la final más largo de un Slam.

"Nadal ha sido históricamente, a lo largo de mi vida y carrera, el mayor rival que enfrentado, en todas las superficies. Algunos de los partidos que hemos disputado dejaron huella en mi carrera. Siento que me hicieron replantear mi juego”, sostuvo el serbio de 31 años.

Djokovic irá por una cifra récord de siete títulos en el Abierto de Australia, para romper un empate con Roy Emerson y Roger Federer.

Ello incrementará su cosecha de Grand Slam a 15, dejando a Djokovic uno por encima de Pete Sampras.

¿Los únicos otros por delante? Federer con 20, Nadal con 17.

Para Nadal, esta es la oportunidad de acercarse a Federer y convertirse en el tercer hombre que ha ganado por lo menos dos campeonatos de cada uno de los majors. La previa coronación del español de 32 añosen Australia fue en 2009; ha perdido otras tres finales, mientras que Djokovic tiene foja de 6-0.

Nadal viene de una serie de lesiones padecidas en canchas duras. Se retiró en el curso de su duelo de cuartos en Australia el año pasado por una dolencia en la pierna derecha y tampoco pudo completar la semifinal del US Open en septiembre por un dolor en la rodilla derecha. Se tuvo que operar el tobillo derecho tras el final de la temporada; y renunció a un torneo a inicios de mes por molestias en el muslo.

Se sentía fuera de ritmo. Reconoció estar “algo preocupado” por “problema tras problema”.

"Después de cuatro o cinco meses sin jugar. Llegas acá y cualquier cosa puede pasar. ¿No?”, comentó.


💬Ver 0 comentarios