La tenista Mónica Puig. (GFR Media) (semisquare-x3)
La tenista Mónica Puig. (GFR Media)

París - La tenista puertorriqueña Mónica Puig venció y convenció en su estreno este martes sobre la tierra de Roland Garros, con un triunfo sobre la belga Kristen Flipkens que solo vio en peligro cuando olvidó la agresividad de su juego.

En una hora y 28 minutos, por 6-1 y 7-5, la boricua (59 de la WTA y de 25 años) derrotó sin contemplaciones a la belga Flipkens (64 del mundo y 33 años) tras un primer set excelso y una segunda manga en la que supo ser resolutiva cuando peor estaban las cosas.

Porque hubo un momento en el que todo parecía dirigido al set de desempate.

Tras haber comenzado la segunda manga en la misma línea que la primera, 3-0 arriba en el marcador, Puig se vino abajo y la belga lo aprovechó para darle la vuelta y colocarse con un 5-4 y servicio para ganar el set.

Fue en ese momento cuando la puertorriqueña reconectó con su juego del principio y frenó en seco la remontada de Flipkens, que solo pudo testimoniar el pase de Puig a la segunda ronda.

"Cuando estaba arriba 3-0 empecé a ser más pasiva y eso me puso en una situación difícil, porque su juego es precisamente no dejarte hacer el tuyo. En esos momentos volví a ser agresiva y a no dejarle que me dictara mi juego", reflexionó Puig tras el partido.

Para la tenista, su adversaria de hoy es "una jugadora con mucha experiencia" y contó además con el apoyo del público, lo que le permitió levantarse en un partido que tenía prácticamente perdido a mediados del segundo set.

¿Le molesta a Puig que la gente apoye a su rival? "No, no, yo también he tenido mis instantes cuando el público estaba a mi favor. Bélgica está aquí al lado, no me sorprende que vengan aficionados a apoyar a su jugadora".

Después de no haber podido participar en el abierto parisino el año pasado -"tuve que verlo por televisión desde la camilla, con lágrimas en los ojos"-, Puig no se marca objetivos en esta edición más allá de disfrutar de nuevo sobre la cancha de arcilla de Roland Garros.

"He venido a luchar, a no darme nunca por vencida. Voy a hacer todo lo que haga falta sobre la cancha. Además, vengo con un nuevo equipo", aseguró.

En segunda ronda, Puig se enfrentará el jueves a la rusa Daria Kasatkina, que batió a la italiana Jasmine Paolini, procedente de la fase previa. La puertorriqueña hoy no quería ni siquiera mirar el cuadro: tan solo disfrutar de su victoria y reposar para su próximo desafío.


💬Ver 0 comentarios