Para Puig, el talento en Puerto Rico existe. Pero hace falta cambiar mucho para que más figuras la puedan acompañar.
Mónica Puig ha jugado solo tres torneos oficiales en 2020. (Xavier J. Araújo Berríos)

La tenista puertorriqueña Mónica Puig retiró el sábado su participación del torneo W80 de la Federación Internacional de Tenis (ITF por sus siglas en inglés) a celebrarse en Tyler, Texas, el próximo 26 de octubre, lo que supondría el fin de su acortada temporada en 2020.

La información fue confirmada a El Nuevo Día por su agente Marijn Bal vía correo electrónico.

Puig, de 27 años, tampoco participó del certamen de W80 de Macon, Georgia, que inició el pasado 19 de octubre.

En el calendario de la ITF del tenis femenino no figuran más torneos en Estados Unidos por lo que resta del 2020. El W100 en Charleston, Carolina del Sur, el próximo 2 de noviembre fue cancelado.

Así las cosas, Puig verá terminada una temporada atípica que la vio salir de las mejores 100 raquetas del escalafón mundial de la WTA por primera vez desde 2012. En entrevista con El Nuevo Día el pasado 17 de octubre, Puig expresó que terminaría el año con tres torneos en la ITF, su regreso a dicho circuito por primera vez en siete años.

La agenda, sin embargo, se vio alterada por sus retiros.

Puig, actual número 103 en la WTA, comenzó el año recuperándose de una operación en el codo derecho. Su regreso a las canchas se vio atrasado en marzo por la pandemia del COVID-19, virus que obligó la cancelación de los torneos al rededor del mundo durante los meses siguientes.

Hizo su retorno a la gira de la WTA el pasado 21 de agosto en el Abierto de Southern & Western en Nueva York, perdiendo en la primera ronda ante la estadounidense Katie Volynents. La boricua también juego en los Abiertos de Estados Unidos y Francia en septiembre pero no pasó de la ronda inicial en ambos.