Ezequiel Cruz (rematando) y los Gigantes de Adjuntas buscarán esta noche su segundo triunfo de la final. (semisquare-x3)
Ezequiel Cruz (rematando) y los Gigantes de Adjuntas buscarán esta noche su segundo triunfo de la final. (David Villafañe)

Los Mets de Guaynabo buscarán continuar con su dominio en el coliseo Rafael Llull y unos descansados Gigantes de Adjuntas saldrán a defender el viernes, 20 de julio, su cancha y tomar ventaja en la serie final de la Liga de Voleibol Superior Masculino, que se encuentra empatada a un partido por bando.

Guaynabo, que ha ganado los últimos dos campeonatos nacionales y tres en el pasado lustro, llegó el miércoles al hogar de los Gigantes con “sed de venganza” luego de que el sexteto adjunteño abriera la serie final con una victoria en cinco parciales en el coliseo Mario “Quijote” Morales de Guaynabo.

“Había hablado con los muchachos sobre la animosidad del grupo. Ayer (el miércoles) desde el primer punto salimos con esa hambre de buscar esa victoria”, indicó Luis “Wicho” Aponte, dirigente de los Mets.

Guaynabo regresa el viernes a Adjuntas para el tercer partido de la final y de acuerdo con Aponte los Mets buscarán salir por la puerta ancha una vez más.

“Vamos enfocados en que no podemos darle oportunidad a Adjuntas. Es un gran equipo, pero vamos a dar el todo por el todo. Si logramos robarnos ese juego mañana (el viernes)....”, agregó mentalizado en abrir el cuarto partido, que será el lunes 23 en el Quijote Morales, con ventaja de 2-1.

Luego de haberse impuesto en cinco parciales el pasado martes, los Gigantes, que venían de superar a los Llaneros en una serie de gran intensidad, lucieron sentir la carga física de esa serie semifinal y el tener que jugar en noches sucesivas.

“Fuimos un equipo distinto del primer partido al partido de ayer (miércoles). Respetando siempre al equipo campeón que es Guaynabo. Sabemos que es el claro favorito, sobre el papel. Nosotros demostramos el martes que tienen que contar con los Gigantes de Adjuntas para una serie larga, prolongada”, señaló por su parte Magdiel Rivera, piloto de Adjuntas. “Respetamos siempre al equipo campeón, pero el martes enviamos un mensaje: si Guaynabo quiere obtener el campeonato tiene que trabajar duro para obtener el mismo”.

“El factor cansancio fue reflejo ayer (miércoles). En cuestión de números, ayer (miércoles 19) tuvimos 81 intentos de ataque y solamente pudimos convertir 30 de ellos. O sea, de 51 balones ellos pudieron bloquearnos 11, nosotros fallamos ocho y el resto de esas pelotas (32) fueron neutrales, que no pudimos convertir. Eso es reflejo de fatiga”, abundó Rivera. “Ahí fue la diferencia porque en cuestión de errores nosotros mantuvimos el range de errores, que fue seis por parciales. que es un buen número para cualquier equipo. Definitivamente no pudimos convertir la pelota en ninguna de las fases ni en contragolpe ni en recibo”.

Pero Guaynabo, quien también mostró un gran respeto hacia los Gigantes, entiende que también contribuyó los ajustes que se realizaron para el segundo partido.

“Hicimos ajustes en el bloqueo y defensas. Estábamos conscientes que Ezequiel Cruz no podía hacer treinta y pico de puntos”, dijo Aponte, quien señaló que no esperaban anular la ofensiva de Cruz, pero “definitivamente dejarlo en una cuota aceptable”.

“Además, en el primer partido cometimos 43 errores. Nosotros prácticamente le regalamos dos sets. Ayer fue mucho mejor”, agregó reconociendo que “independientemente de lo que pase mañana (viernes 20) va a ser una serie difícil por lo talentosos y competidores que son”.


💬Ver 0 comentarios