(semisquare-x3)
Paulina Prieto es una de las principales figuras de las Valencianas de Juncos. (GFR Media)

El torneo 2019 de la Liga de Voleibol Superior Femenino (LVSF), que comienza hoy con tres partidos en calendario, se perfila como uno de los más balanceados de los últimos años, a juzgar por la apreciación del primer vicepresidente de la Federación Puertorriqueña de Voleibol (FPV), José Marxuach.

“Para mí, en los últimos tres años este es de los torneos más balanceados. Antes, nosotros sabíamos que Caguas iba a ganar. Esta vez no estamos muy seguros porque el equipo de Naranjito es tremendo, Juncos, el mismo Mayagüez, Aibonito... Son buenos equipos”, apuntó Marxuach.

El torneo de este año contará con siete franquicias, dos franquicias menos que en la última temporada, que se jugó en 2017. Los equipos que verán acción a partir de hoy son las campeonas Criollas de Caguas, Valencianas de Juncos, Indias de Mayagüez, Llaneras de Toa Baja, Changas de Naranjito, Polluelas de Aibonito y las debutantes Amazonas de Trujillo Alto.

Este año hubo dos traslados de franquicias: Ponce a Toa Baja; y Carolina a Trujillo Alto

La mayor novedad del torneo es la ausencia de las jugadoras importadas. Marxuach reconoció que la decisión de no utilizar refuerzos puede parecerle incorrecta a un sector del voleibol, pero recalcó que el balance competitivo será alto y agregó que esto quedó demostrado en la Copa Federación, un mini torneo realizado en el 2018 para mitigar la ausencia del torneo regular.

“En esa Copa aprendimos dos cosas importantes. La primera fue jugar de jueves a domingo, cosa que tengamos ese espacio y las personas lo identifiquen, y hacer el torneo juvenil para que los equipos tengan sus reservas ahí. En segundo lugar, nos dimos cuenta que había mucho talento al que no se le había dado la oportunidad”, dijo el federativo.

“Así que el asunto de las refuerzos a mí no me duele tanto porque hoy, en papel, hay un balance competitivo real. No hay un equipo que se vea que vaya a dominar”.

Buen talento en Naranjito

Por su parte, el coapoderado de las Changas, Jorge Dávila, manifestó que hay altas expectativas con el sexto, luego de dominar dos torneos preparatorios.

“Nosotros hemos desarrollado un núcleo de talento joven. Nuestra edad promedio es 24 años. Tuvimos la oportunidad de escoger en el sorteo en la primera ronda a dos jugadoras de alto calibre como Andrea Rangel, la mexicana que por primer año juega como nativa en la Liga, y Noami Santos-Lamb, que jugó con San Juan en las pasadas dos temporadas y hace muchos puntos. Así que el ataque con Noami, con Andrea, con Legna Hernández, que juega con la selección, y con la novata Carola Biver, tenemos un buen equipo”, apuntó Dávila.

Este conjunto también cuenta con las centrales Paola Rivera y Paola Rojas; las acomodadoras Bárbara López y Jennymar Santiago; y la libero Katherine Santiago. Asimismo, la exjugadora Tatiana Encarnación es la gerente general del conjunto. Ella trabajará junto al dirigente Yamil Torres.

“Yo creo que tenemos un equipo bien completo y bien joven. No hay mucha atura, pero hay mucho corazón. Creo que es de los equipos mejor preparados, con mucha profundidad”, acotó Dávila.

Santos-Lamb, por su lado, dijo que su equipo está “muy bien confeccionado. Estoy muy contenta de formar parte de un gran equipo como Naranjito. Estoy súper ansiosa de empezar a jugar”.

Naranjito comienza hoy su participación ante Juncos, al tiempo que Trujillo Alto visita a Toa Baja, y las Indias a Aibonito. Los juegos arrancan a las 8:00 p.m.


💬Ver 0 comentarios