A días para que inicie Río 2016, la voleibolista nos habla de la histórica clasificación de la Selección en estos juegos, su desarrollo personal, profesional y eventual retiro (Rendija Fija)

La veterana voleibolista Aury Cruz llegó el pasado 8 de enero a Turquía con la encomienda de guiar al club Sariyer Beledive de regreso a la primera división de la liga, considerada como una de las mejores del mundo, junto con los torneos de Italia y Rusia.

Cruz, exjugadora nacional y olímpica (Río de Janeiro 2016), es la voleibolista con más experiencia internacional en la plantilla (participa en su temporada número 13 al hilo), por lo que asumió un rol de liderato dentro del conjunto que marcha sexto en el escalafón con foja de 10-7.

“En el Sariyer solo hay dos jugadoras que han visto acción en la primera división. Pero lo bueno de todo esto es que mis compañeras han sido muy receptivas al yo dar ideas y al aconsejarlas. Lo más importante es que se sientan que están haciendo el trabajo y que no contraten jugadoras del exterior para reemplazarlas”, dijo Cruz en emntrevista teléfonica desde Turquía.

A su llegada a Turquía para la segunda mitad de la temporada regular, la atleta toabajeña y el club Sariyer perdieron dos choques importantes en la lucha por la clasificación a la postemporada y para mantener opciones de llegar a la final, desafío que le aseguraría al club su ascenso a la primera división.

“De un cuarto lugar que ocupábamos, luchando para el tercer puesto, caímos al sexto, pero mirando el standing, los equipos del primero al séptimo lugar están igualados en puntos (17, al momento)  o con tan solo un tanto de ventaja. Todavía nos quedan 10 juegos de serie regular y lo importante es seguir mejorando para entrar a los playoffs”, puntualizó Cruz.

Bajo el sistema de segunda división, en el cual participan 28 equipos divididos en dos grupos de 14, entran a la postemporada los mejores cuatro. Luego los equipos se cruzan en cuartos de final, los ganadores pasan a semifinales y las dos franquicias que disputen la final de la segunda división obtendrán el pase a la primera división para la campaña 2018-2019.

“Sabía que tenía que venir a trabajar y (el tener un rol de liderato) lo he vivido anteriormente. Mi mentalidad siempre es de ayudar, aportar en lo más que pueda. Un solo jugador o jugadora no puede cargar a un equipo, pues necesita de la ayuda de sus compañeros”, dijo Cruz.

Aunque apenas ha participado en dos desafíos, Cruz resaltó que el nivel competitivo varía, dependiendo del rival.

“El primer partido fue contra el que estaba número uno en el Grupo A (THY) y tienen dos extranjeras con las que he jugado con, y en contra de, en Italia y en Azerbaiyán. Es un equipo un poco más completo que el Sariyer. El segundo partido (contra el Karsiyaka) lo perdimos en cinco sets; los primeros dos los ganamos bastante cómodos, pero tuvimos problemas de concentración. En el Sariyer estamos hablando de jugadoras de 17 a un máximo de 20 o 21 años que son parte del programa de desarrollo de la Federación de Turquía”, indicó Cruz.

El Sariyer venció, el martes, al club Yesilyurt en tres parciales.

Continuará con sus clínicas

Una vez regrese de Turquía, la voleibolista dijo que trabajará en organizar la segunda edición de su campamento, Cruz Control, al tiempo que señaló que no ha descartado retomar el voleibol playero, disciplina en la que participó el año pasado junto a Ashley Vázquez.

“No lo he descartado. Se me ha hecho difícil en cuestión de la preparación, aunque estuve entrenando en Puerto Rico con Enrique (“Kike”) Pérez y con Alexis Feliciano. Me dieron la mano para entrenar y para seguir aprendiendo. Pero este deporte no es una disciplina individual; es un deporte de conjunto. Si de aquí a que regrese a Puerto Rico hay alguien dispuesto y es la pareja correcta, que podamos triunfar y llenar las expectativas que quiere el Comité Olímpico de Puerto Rico, pues estoy dispuesta a recorrer todo ese camino”, enfatizó Cruz.

“Como había mencionado anteriormente, no es cuestión de solo jugar los torneos de (la Confederación) Norceca, sino de buscar la mayor cantidad de puntos posible, entrar a torneos grandes y buscar una mejor preparación, pues la meta no es simplemente jugar y triunfar, sino de clasificar a las Olimpiadas de 2020 en Tokio”, añadió la condecorada atleta.


💬Ver 0 comentarios