Jugadoras de Discípulos de Cristo. (GFR Media)

Manatí.- La Academia Discípulos de Cristo inició bien la defensa de su título femenino de la Copa de Voleibol Escolar El Nuevo Día, al superar en dos cómodos parciales a la escuela Luis Muñoz Marín de Utuado, 25-13 y 25-3, en su primer compromiso de la jornada del jueves.

Fue su manera de retomar las cosas donde las dejaron en el 2016, última vez que se celebró el evento antes de una interrupción de dos años como consecuencia del paso del huracán María. Las Angels, que sumaban dos títulos corridos antes de la pausa forzosa, buscarán este año coleccionar su tercera copa al hilo y la octava de su trayectoria en este evento.

Pero la gran celebración es compartida por las 28 delegaciones femeninas que vieron acción en la primera fecha del torneo y los 20 sextetos masculinos que arrancarán la competencia el viernes en el coliseo Juan Aubín Cruz de Manatí. Y es que, después de dos años de ausencia, se vuelve a reunir en un mismo espacio lo mejor del voleibol de escuelas públicas y privadas de todo Puerto Rico.

“Hacía falta este torneo. Todo lo que sea para el desarrollo de los jóvenes es bienvenido. Fue una lástima que no se celebrara por dos años consecutivos, pero super contentos de que un torneo con tanto renombre se pueda volver a dar este año”, expresó Julio Meléndez, entrenador de Discípulos.

“Las chicas esperan este tipo de torneo grande, lo disfrutan ellas y su familia. Además, es un preámbulo para algunas de ellas que salen de escuela superior y son vistas por diferentes dirigentes de distintas universidades. Aquí está el mejor talento de Puerto Rico en los mejores equipos”, agregó.

Para Keneth Martínez, coach de la Academia San Agustín de Sabana Grande, la Copa de Voleibol Escolar es un semillero de talento.

“Este torneo es muy importante… Aquí están de los mejores equipos en Puerto Rico y este evento nos da la oportunidad de ver el talento que hay en este nivel y ayuda a las más jóvenes a tener la experiencia de jugar con las jugadoras que están por salir”, destacó el también coach de la Universidad Interamericana.

En la cancha, además del sólido arranque de la Academia Discípulos de Cristo, también adelantaron a la siguiente ronda el primer sembrado, Saint Francis, quien gozó de un “bye” en la primera vuelta y luego superó cómodamente a la escuela José Collazo de Arroyo, 25-7 y 25-10. Por su parte, Bayamón Military Academy también reservó boleto para el segundo día de competencia al sexteto arroyano, 25-13 y 25-9.

También hubo sorpresas. Christian Military Academy, clasificada 10 en el torneo y que se apuntó un triunfo en su primer compromiso sobre la escuela de la Universidad Interamericana en Arecibo, cayó en su segundo compromiso frente al Colegio Ponceño (15 en el escalafón) 25-19 y 28-26, y quedó fuera del torneo.

De igual forma, el Colegio Sagrado Corazón de Ponce se repuso de una derrota inicial para derrotar y eliminar a Capitán Correa de Arecibo en el partido más reñido de la jornada, 25-20, 25-27 y 15-12.


💬Ver 0 comentarios