Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Los Criollos celebran un punto durante la acción del domingo en el Roberto Clemente. (Juan Luis Martínez Pérez)

Aunque fue una arrancada en frío luego de cinco meses sin voleibol, el regreso del deporte de la malla alta a las canchas de Puerto Rico de seguro reactivó y alegró a muchos de sus seguidores y jugadores.

Al menos a nivel organizativo, el arranque tuvo resultados placenteros para el presidente de la Federación Puertorriqueña de Voleibol (FPV), César Trabanco.

“Estamos bien satisfechos. Para ser el primer fin de semana la asistencia fue bastante positiva”, dijo Trabanco ayer. “Los comentarios en la calle de fanáticos y personas que vieron los juegos por televisión fueron muy positivos también”.

La Copa Federación, un torneo de 10 partidos por equipo para compensar las suspensiones de los torneos superiores de ambas ramas, se juega solo los fines de semana con cuatro equipos de varones y cuatro de féminas.

Las primeros tres fines de semana se jugarán en el Coliseo Roberto Clemente, pero luego se moverán a municipios como Mayagüez, Lares, Corozal, Naranjito y Adjuntas.

“Sabemos que en el área metro la asistencia nunca va a ser muy marcada a menos que sea el seleccionado patrio, pero entre los que asistieron con boletos de cortesía y los niños afiliados a programas federativos, que entran gratis, registramos 1,500 personas entre los dos días, aunque el sábado fue más gente”, dijo Trabanco en cuanto a las asistencias.

Indicó que espera que estas vayan mejorando según “se vayan calentando los motores”, y dijo que seguirán promoviéndose en televisión y en la página de la FPV.

Lo más satisfactorio para Trabanco es el desarrollo de talento.

“Además estamos usando árbitros jóvenes, permitiendo que se desarrollen, así como jóvenes que no han jugado a nivel superior que ya están luciendo como posibles estrellas en el futuro”, finalizó.


💬Ver 0 comentarios