El abogado Harry Padilla y Kim Willoughby en una reciente vista. (Archivo / GFR Media)

La jueza María Negrón García, del Tribunal de Mayagüez, citó para el 8 de noviembre próximo a una nueva conferencia con antelación al juicio en el caso contra la exvoleibolista Kim Willoughby por la muerte de su hija adoptiva de tres años en hechos ocurridos en marzo del 2016.

En la vista, se pretende culminar con el proceso de descubrimiento de evidencia.

Según explicó el licenciado Harry Padilla, representante legal de la exdeportista, hoy se discutieron tres escritos que él había sometido. El primero de ellos fue una moción de descubrimiento de evidencia, una moción sobre pliego de particulares y una moción bajo la Regla 404 B de evidencia (evidencia de carácter).

“En cuanto al descubrimiento de prueba, el tribunal dictaminó que faltaban varios documentos e información por entregar. Le dio un término al fiscal para que lo entregara. En cuanto al pliego de particulares y a la Regla 404 B de evidencia, nos ordenó que nos reuniéramos para que resolviéramos la controversia y presentáramos un escrito al tribunal”, declaró Padilla.

Entre la información que el Ministerio Público aún no ha entregado, informó Padilla,  se encuentra un vídeo, unos curriculum vitae y unos historiales penales de unos testigos. Fiscalía tiene hasta el mismo 8 de noviembre para entregar lo que la defensa le ha solicitado, agregó el abogado defensor.

A preguntas de El Nuevo Día, el abogado criminalista dijo que todavía no había decidido sin pedirían un juicio por jurado o que se un juez el que vea el caso (tribunal de derecho).

Los hechos que dieron pie a este caso se remontan al 2 de marzo del 2016, cuando Willoughby alegó que la niña -hija biológica de una prima de la jugadora- sufrió un accidente mientras se bañaba, en hechos ocurridos en la Urbanización Sultana de Mayagüez. La jugadora, que en ese entonces militaba con las Indias de Mayagüez en la Liga de Voleibol Superior Femenino (LVSF), alegó que dejó a la niña sola en la bañera en lo que buscaba una toalla, y cuando regresó, la encontró tirada en la bañera mientras le caía agua de la ducha en el rostro.

Sin embargo, el informe de Ciencias Forenses arrojó que la causa de muerte de la menor no era compatible con una caída, sino un severo trauma corporal. A raíz del documento forense, el Ministerio Público sometió cargos contra la jugadora por violaciones al artículo 93 del Código Penal (asesinato en primer grado) y al artículo 58 de la Ley 246 para la Seguridad, Bienestar y Protección de Menores (maltrato de menores).

Originalmente, la jueza María del Pilar Vázquez no encontró causa para su arresto, pero el Ministerio Público radicó en alzada, donde prevaleció.


💬Ver 0 comentarios