Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Morales y Besiktas no pasaron a la postemporada de la primera división de Turquía. (André Kang)

CAGUAS. – La ciudad de Istambul le encantó. Pero fuera de lo cultural, Turquía no fue una buena experiencia para Lynda Morales.

La central que ahora está activa con las Criollas de Caguas en las semifinales del Voleibol Superior jugó de octubre del 2014 a marzo de este año en el equipo Besiktas de Turquía.

Y la experiencia deportiva allá no fue la mejor, si la compara con la última que tuvo, en Brasil, con el club Minas.

Besiktas, comparado con Minas, no es tan profesional, dijo.

“A decir verdad, no me gustó mucho en comparación con Brasil”, dijo la boricua nacida y criada en California.

“Las prácticas, las sesiones de pesas… no se entrenaba mucho en comparación con Brasil o Puerto Rico”, agregó.

Morales y Besiktas no pasaron a la postemporada de la primera división de Turquía. En ese equipo también jugaba la opuesto titular de la selección dominicana, Gina Mambrú.

Morales dijo que su agenda personal también se afectó.

“Fue defraudante. No terminamos jugando de la forma en que queríamos y yo no mejoré mi juego como lo había hecho en temporadas anteriores, aunque sí tuve más control de balón”, dijo la jugadora central que también ha jugado voleibol Superior con las Mets de Guaynabo.

De todos modos, Morales le daría otra oportunidad a Turquía siempre y cuando sea en otro club. Para el Galatasaray del Turquía juega su novio, el checo Filip Rijlek.

“A mí Istambul me encantó. Fue una gran experiencia. Pero regresaría con otra administración”, dijo.


💬Ver 0 comentarios